Alcàsser. El Doctor Frontela Y Las Livideces Cadavéricas. El Mito De Los Cadáveres Flotantes.


(Tomado de la prueba pericial de autopsias, 9 de junio de 1997)

DR. FRONTELA:
… Y ahora una cosa de interés que no se le sacó el debido jugo el otro día cuando expusieron mis colegas. Hablaban de la movilización del cadáver que queda en base a unas manchas las livideces cadavéricas. Muy bien volvamos a ver eso, se ha pasado de puntilla porque se enlazó con una especie de disertación sobre los gérmenes de putrefacción etc., pero es que tiene mucho interés esto de las livideces cadavéricas. Las livideces cadavéricas son las denominadas manchas de posición, Porque pueden fijar y fijar la posición que tenía el cadáver en las primeras horas de su muerte. Muy bien. Todo científico sabe que las livideces cadavéricas son unas manchas de color violáceo, aunque pueden ser de otros colores, rojo, rosáceo, etc., manchas de color violáceo que se depositan en las partes más declives, mas inferiores del cadáver debido a la acción de gravedad. Muy bien. Estas manchas si se observa un cadáver en las seis, ocho primeras horas, y ese cadáver se movilizase en el transcurso de las seis, ocho primeras horas, esas manchas cambiarían de serie, si se movilizan de ocho a diez horas parte de las manchas quedarían donde están, y otra parte de las manchas se depositaria en nueva serie y si se moviliza el cadáver pasado doce horas, desde luego las manchas no se movilizan. Luego ya tenemos un indicio muy interesante para ver si el cadáver fue o no movilizado.
 
Y ahora yo pregunto y me pregunto, mejor dicho me pregunto. Yo no he visto que los médicos forenses hayan hecho mención a las livideces cadavéricas, nosotros tampoco, ¿por qué?, porque no las hemos encontrado. Ay, pero es que aquí tenemos ya un misterio, ¿por qué no hay livideces cadavéricas cuando las livideces cadavéricas se encuentran en los cadáveres después de la muerte?. Bueno, pues claro, una lividez cadavérica puede, efectivamente, no ser observada. ¿Por qué?, porque puede ser muy escasa, puede ser una lividez cadavérica muy escasa, por ejemplo en hemorragias. Pero es que también hay otras circunstancias en que las livideces cadavéricas son difícilmente observadas, por ejemplo en la muerte por sumersión, en el cual las livideces cadavéricas son claras y además el cadáver se mueve y digamos que las livideces cadavéricas con los movimientos del agua se van quedando fijadas en diferentes partes del cuerpo. Ni los médicos forenses que hicieron la primera autopsia, ni nosotros hemos visto esas livideces cadavéricas. Entonces tenemos que interrogarnos el por qué no hay esas livideces cadavéricas.
¿Por qué?, porque ha habido una hemorragia importante. Bueno evidentemente pensemos ha habido unos disparos por arma de fuego, la muerte ha sido relativamente rápida después de los disparos por arma de fuego, luego no ha podido haber suficientemente hemorragia para que no se hallen livideces cadavéricas. Luego sino hay livideces cadavéricas y si lo justificamos en base a la muerte, a la causa de la muerte, hay que retrotraerse a tiempos anteriores. Una de las víctimas tenía, digamos una vulgarmente puñaladas en la espalda. Ha podido una gran hemorragia y en esa víctima consideremos que puede estar justificado que haya escasas livideces cadavéricas. Pero ¿en las tres?, ¿en las tres ha habido una gran hemorragia? Si, han podido sangrar por la boca o por la nariz, pero ¿por qué no hay livideces cadavéricas?
 
Para podernos preguntar, se dice, es que hay hipótesis, hay el puede, y el por qué, porque faltan eslabones intermedios que hay que aclarar. Si una persona muere y el cadáver es depositado y luego ese cadáver se va movilizando y por ejemplo, y esto es una hipótesis, por ejemplo, si un cadáver se le lava, se le tiene en agua, se le van efectuando diversos movimientos esas livideces cadavéricas no se fijan en una posición determinada, sino que queda esas livideces distribuidas por diferentes partes del cadáver.
¿Por qué no preguntarnos si en la no observación de las livideces cadavéricas se debe a la unión de dos fenómenos, la hemorragia tenida y la permanencia por ejemplo en agua en las primeras horas? Claro, se me dirá, es que tenía que haber habido maceración. Es decir, las manos, la piel en las manos, y de las plantas de los pies se arrugan y se quedan blanquecinas. Sí, estoy de acuerdo, pero eso sucede, según, y será evidente según el tiempo de horas en que haya permanecido en el agua. Luego ya tenemos una serie de interrogantes en relación a por qué hay o no hay livideces cadavéricas, que desde luego no podemos concretar, repito porque faltan muchos estudios por realizar, y por lo tanto a través de ellas no vamos a deducir ningún resultado.
Bien, esperemos que haya quedado claro. Frontela no dice que en las muertes por sumersión no haya livideces cadavéricas. Sino que, en ese caso, se habrían quedado fijadas en diferentes partes del cuerpo. Y luego se pregunta ¿por qué no hay livideces cadavéricas? Y contesta: porque ha habido una hemorragia importante.
Bien, digámoslo ya de una vez. Las niñas fueron desangradas o exanguinadas. Murieron por asfixia por falta de sangre y, por lo tanto, de oxigenación. Y eso justifica que casi no sangraran, o no sangraran en absoluto, cuando se les dio el tiro de gracia. Y eso también justifica el por qué se dijo que Toñi ya estaba muerta cuando recibió el disparo. ¿Cuál es la posición más obvia para producir una exanguinación completa, que además permita efectuar los tiros “de gracia” con la trayectoria con la que se efectuaron y justifique que de cintura para abajo los cuerpos estuvieran bastante bien conservados, mientras que de cintura para arriba estuvieran en muy malas condiciones?
¿Alguien se pone nervioso por reconocer esta obviedad? Menos soldados y menos agua. La verdad acabará saliendo a la luz, a pesar de que algunos intentan ponerle parches a la V.O. con otra versión alternativa igual de inverosímil. ¿Para proteger a quién?
¿Las niñas pudieron estar sumergidas en un medio acuoso, salino o no, tras su muerte? Sí, puede ser. Pero no porque no tuvieran livideces cadavéricas. La falta de livideces es porque fueron desangradas.
Aunque… si las niñas hubieran estado sumergidas en un medio acuoso tras su muerte… ¿Habría encontrado el profesor Frontela en los cadáveres vellos pertenecientes a por lo menos cinco y puede que siete personas? Lo dudo mucho.

2 comentarios en “Alcàsser. El Doctor Frontela Y Las Livideces Cadavéricas. El Mito De Los Cadáveres Flotantes.

  1. El único q actuó responsablemente y con profesionalidad. Esun profesional de gran categoria y seriedad. Gracias x trabajar adí. No se puede decir lo mismi de otros pseudoprofesionales. Menos mal q hay mas gente como Frontela

  2. Empleó la palabra tabú cuando salió después de terminar las segundas autopsias: RITUAL, refiriéndose a como habían sido “ejecutadas”.

Los comentarios están cerrados.