Alcàsser. La llamada de Miriam.

Al día siguiente de la desaparición de las niñas, D. Fernando García, padre de Miriam, se presentó en el puesto de la guardia civil de Picassent, para presentar la correspondiente denuncia. D. Juan Ignacio Blanco, en su libro “¿Qué pasó en Alcácer?, nos dice:
Fernando García, atormentado por el dolor, mientras abandonaba el cuartel de la Guardia Civil no dejaba de repetir: “Es mentira lo que se ha dicho de que las niñas iban a una fiesta del instituto. Eso no es cierto. No sé a qué irían a la discoteca”.

Matilde interrumpió para apoyar lo que su marido decía: “A las ocho de la noche me llamó mi hija diciéndome: ‘Mamá, dile al papi que nos acerque a Coolor’. Y yo le contesté que su padre estaba en la cama porque había venido algo griposo, y además no era hora de ir a la discoteca. Y desde entonces no he vuelto a saber nada de ella. Yo no sé si irían a la discoteca, pero a la fiesta no, porque sabía que tenía que estar temprano en casa“.Esta llamada de Miriam, junto con la declaración de Esther, son los dos únicos indicios que nos hacen pensar que las niñas habían cambiado de opinión e iban a ir a Coolor. Pero… ¿llamó realmente Miriam a su madre?Recientemente, estuve leyendo el libro de Oleaque “Desde la Tiniebla”. Comienzo por aclarar que las opiniones, comentarios y deducciones de Oleaque me merecen un crédito igual a cero. Pero quizás alguno de los hechos que relata sean verídicos. Y al principio del libro, en el capítulo segundo, “13 de noviembre”, me encuentro:
ESE MISMO VIERNES 13, MÍRIAM, POCO DESPUÉS DE LAS DOS, NADA MÁS TERMINAR SUS CLASES, ESPERABA EL AUTOBÚS DE VUELTA A ALCÁSSER EN LA PARADA DE CATARROJA. VIO A SU PADRE. FERNANDO GARCÍA HABÍA ESTADO TRABAJANDO EN VALENCIA CUANDO EMPEZÓ A ENCONTRARSE ENFERMO «POR LA GRIPE». HABÍA DECIDIDO VOLVERSE A CASA. EN EL TRAYECTO, PODRÍA RECOGER EN EL COCHE A SU HIJA. LE VENÍA DE PASO.
 
El padre recogió en su coche a Míriam y a unas compañeras que esperaban con ella. Las llevó a sus domicilios. Después, Míriam y Fernando llegaron a casa, un piso muy iluminado en una zona acomodada del pueblo. Comieron, y la madre de Míriam recomendó a su marido que se metiera en la cama. «Ha sido la única vez en la vida que me he quedado en casa sin ir a trabajar», recordaría Fernando.
Si esto es cierto, Miriam ya sabía que su padre estaba enfermo.
Imaginemos la conversación a la puerta del Instituto, o en la propia parada del autobús. Miriam, sorprendida porque su padre la estaba esperando, le habría preguntado qué hacía allí, y D. Fernando le habría aclarado que estaba fatal y en lugar de quedarse trabajando en Valencia había decidido volver a Alcásser y, de paso, recogerla. Tan fatal estaba D. Fernando que era “la única vez en la vida que se había quedado en casa sin ir a trabajar”. ¡Como para que MIiriam no se diera cuenta!
Como consecuencia del comentario de su madre Dª Matilde, Miriam, probablemente, también sabía que su padre se había metido en la cama. Otro motivo más para no llamar a su casa a las ocho de la tarde a pedirle que las llevara a Coolor, sitio al que, de todos modos, nunca habían dicho que fueran a ir ese viernes.
Bien… le he enviado un correo electrónico a Juan Ignacio Blanco. Concretamente, el 14 de marzo, preguntándole si le consta que D. Fernando recogiera a Miriam ese día 13 en la parada del autobús de Catarroja. Le pido que, si es posible, lo comente en alguna de las entrevistas radiofónicas que tiene pendientes o, en su caso, si le parece oportuno, me lo aclare por correo electrónico. En la entrevista del día 16 en “Dimensión Límite” no comentó nada. Demasiado pronto. Eso, suponiendo que quiera entrar en el tema…
Pero, si resultara que nos confirmara que a Miriam la recogió su padre aquella tarde y que comieron juntos…

¿Quién llamó a Dª Matilde Iborra Martínez, madre de Miriam, a las 20:00 horas de aquel viernes 13, diciendo “Mamá, dile al papi que nos acerque a Coolor?”

 


¿Quién habría conseguido, gracias a esa llamada, una coartada entre las 19:00 y las 20:00 horas, intervalo en el que pienso que es realmente cuando desaparecieron las niñas?


Si Miriam era consciente de que su padre estaba enfermo y aún así llamó… ¿Fue por iniciativa propia o porque alguien se lo sugirió? Seguramente Miriam había comentado, de pasada, que su padre estaba enfermo. El llamar a D. Fernando para preguntar si acercaba a las niñas a Coolor le habría servido a alguien de confirmación de que Fernando García seguía mal y no iba a ser un problema… Había luz verde para llevar a cabo el plan. Y, además, la llamada cumpliría una segunda función: desviar la atención del verdadero destino de las niñas. Todos pensarían que habían ido a Coolor, cuando, en realidad…
Cenefa Separadora

Juan Ignacio Blanco jamás contestó a mi correo. Pero no hizo falta, porque el propio Fernando había hablado del tema en televisión:

Fernando García, programa de TVE1 “Tiempo al tiempo.”, del 30.10.1993:

“… Sí bueno, aquel día… aquel día yo estaba trabajando y sería la una o por ahí. Decidí marcharme a casa porque estaba en un proceso de inicio de gripe. Y marchando para casa desde casa de un cliente, pues pensé en pasar a recoger a Miriam que acababa… era la hora de acabar del Instituto, digo estará más o menos en la parada del autobús. Y así fue, cuando pasé por la parada del autobús estaba esperándolo allí y la subí a ella y a dos amigas más de allí de Alcácer. Marchamos a casa, dejamos a las amigas en su casa, comimos ella y yo sólos en casa porque como ella venía un poco más tarde y en mi casa no esperaban que yo llegara a comer, comimos ella y yo juntos. Y mi esposa, que en paz descanse, me dijo: Podías acostarte si no te encuentras bien y descansas. Y yo pensando descansar el fin de semana para el lunes empezar otra vez el trabajo, pues me metí en la cama. Antes se había quedado Miriam recostada en el sofá, y le dije yo: Miriam, ¿por qué no te acuestas y descansas mejor en la cama? Y me dijo: Pues tú podías hacer lo mismo que te ha dicho la mamá y podíamos hacer los dos igual. Me metí en la cama, ella también se metió en la suya y ya no volví más a ver a mi hija. Entonces luego, cuando ya me levanté para cenar, mi esposa, que en paz descanse, me dijo que había llamado ella por teléfono y mi mujer le dijo: Mira, papá está en la cama, sabes que no está bien y no es hoy día de ir a Coolor. Deja para ir a Coolor el domingo. Dice: Bueno, pues entonces igual no vamos. Y… y eso fue lo que pasó aquel día…”

Cenefa Separadora
Asunto arreglado. Ya sabemos que Fernando recogió a su hija y comió con ella, con lo que nos queda claro que Miriam sabía dos cosas: que su padre estaba enfermo y que se había metido en la cama.

El segundo factor crítico referente a la supuesta llamada de Miriam es que no figura en el sumario del caso Alcàsser y, por tanto, jamás se ha hecho una gestión -al menos una gestión “oficial”- al respecto.

El misterio sigue vigente. ¿Hubo o no hubo llamada de Miriam aquella tarde del 13 de noviembre de 1992? Fernando García dice que sí, pero el Sumario ignora el hecho, que debería haber desencadenado una gestión para saber a qué hora exacta se había hecho la llamada y desde qué lugar se había llamado.

8 comentarios en “Alcàsser. La llamada de Miriam.

  1. La llamada tuvo que existir, lo que es raro que no aparezca reflejada en el sumario ni se hiciese alusión a la misma durante el juicio. ¿Por qué?, ¿No era importante conocer los detalles de la última vez que uno de los padres habla con su hija? ¿También esto era innesario porque alargaba el proceso?

    Que nos tengamos que enterar de esa llamada por varios libros llama muchísimo la atención.

  2. Pero…¿y sí alguien que no contaba con la confianza de la niña se ofreció para llevarlas a Coolor? Tal hecho, hubiera provocado que Miriam llamara a su padre, a sabiendas de que se encontraba enfermo….¿Has barajado esa posibilidad?

  3. Nadie pudo ofrecerse para llevarlas a Coolor, porque las niñas no iban a Coolor. Nunca tuvieron intención de ir.

  4. Estoy pensando en la posibilidad de que Miriam pudiese hacer esa llamada en presencia de alguien con quien no estuviera comoda o bien intentando llamar la atencion de su madre o bien haciendole ver a alguien que estaba con ella que su padre apareceria en cualquier momento.

  5. Nunca se investigó de donde procedía la llamada o se demostró que era desde casa de Esther??? Sino fue desde esa casa…. Dios mio, cada vez que leo mas del caso me entra un malestar pero a la vez ganas de conocer. Lo único que se hasta ahora es que 3 niñas merecen memoria y honor.

  6. Pero a esa hora no estaban en casa de su amiga enferma? No est allí de 19a20.10h? De donde sale, entonces, la teoria de q desaparecieron entre la 19 y las 20h?

  7. La propia madre de Esther (Rosalía Martínez) dice que las niñas estuvieron en su domicilio el viernes hasta las 17,50 horas. Pero este testimonio no se tuvo en cuenta en el juicio.

  8. Yo pienso q fué ella la q llamó. Su madre reconoceria su voz. Pero no dice q está en casa de ester!!!
    Puede q alguien le sugiriera u obligara a llamar. Dado q los testimonios d ester no son creibles.
    Una duda: la madre de ezter tb afirma q mirian llamó desde su casa?
    Supongo q Fernando e Ignacio habran comprobado desde q nro de teléfono llamaron a esa hora a su casa. En la compañia telefónica se puede ver esto. Podian tener algun conocido trabajando en la compañia q les facilitase información. O un investigador privado. Lo comprobaron?

  9. Y la prensa local recoge el sábado 14 de noviembre de 1992 (sale publicado el domingo 15 en los periódicos Levante y Las Provincias) las declaraciones de algunos de los padres entrecomilladas en las que reconocen que eran todavía muy niñas y que por ello aún no contaban con su permiso para ir a las discotecas. Es por eso que ese domingo salió la noticia que era la primera vez en sus vidas que acudían a una discoteca, algo que llama mucho la atención y que puede explicar el que Ester dijese que no llevaban intención de entrar. FG parece que esto también lo tuvo muy claro desde el primer momento. Nunca ninguna de las familias ha puesto en tela de juicio que la intención de las niñas no fuese llegar hasta Coolor, entraran o no. La opinión de JIB creo que todos conocemos y es diametralmente opuesta.

  10. Que no exista esa llamada a efectos oficiales en el sumario (cuando respaldaba la V.O.) no sé si quizás nos está queriendo decir que no llegó a existir realmente y que una poderosa razón obligó a tener que inventarla en su momento.

  11. Probablemente, pero la inclusión en el sumario de la famosa llamada habría planteado algunos problemas. Por ejemplo, en el juicio Ester declaró que las niñas se habían marchado de su casa a las 8 de la tarde, justo cuando se supone que Miriam estaba llamando a su casa desde la de Ester. Además, alguien habría tenido que explicar por qué no se investigó desde qué teléfono se había hecho la llamada y si había sido justo a las ocho. Por último, como comentas, al intentar rastrear la llamada quizás se habría confirmado que nunca se llegó a hacer… Entonces los testimonios de Ester y de los familiares de Miriam habrían quedado en entredicho.
    Sólo puedo comentar al respecto, que un familiar cercano a Miriam me confirmó que la llamada había existido y que estaba presente cuando se recibió.

  12. Me gusta tu hipótesis y me pregunto por qué no se averiguó desde donde se reslizó esa llamada. En un tiempo sin teléfonos móviles hubiera permitido saber donde estaba por lo menos Miriam a esa hora. Es una pista muy importante que como muchas otras se dejó sin investigar.

Los comentarios están cerrados.