Luisy.




Luisa María Salor Vázquez, “Luisy”, para aquéllos que la querían, nos dejó un 27 de enero de 2007, a las siete de la tarde. Con tan sólo 24 años. Cayó desde la pasarela de Moreda, entonces recién inaugurada, que cruza las vías del tren de Feve y la autopista AS-112, en Gijón.
Luisy debía sentirse muy sola. En junio de 2003 cortó con su novio y eso la afectó. Cierto día desafortunado tuvo un ataque de ira y se la ingresó en una clínica psiquiátrica por orden judicial. Empezaron a darle psicotrópicos. Le diagnosticaron un síndrome bipolar, diagnóstico que después cambiaron a trastorno límite de la personalidad. Tuvo que pedir bajas en su trabajo de peluquera y sus amigas le fallaron. Aunque sus padres la apoyaron en todo momento, ella quería estar con gente de su edad. Sus padres llegaron a rogar a sus amigas que la llamaran.
Recuerdo que la primera vez que leí algo acerca de la clorpromazina, el primer antipsicótico, me llamó la atención que sus detractores (Delay y Deniker) calificaran sus efectos de “lobotomía química”. Se producía un síndrome neuroléptico caracterizado por enlentecimiento motor, indiferencia afectiva y neutralidad emocional. También se comprobó que producía letargia, hipotensión ortostática, ictericia y desarrollo de un síndrome parkinsoniano. La droga ocasionaba un síndrome aquinético similar al experimentado por los pacientes afectados de encefalitis letárgica (indiferencia psicomotora), y un síndrome extrapiramidal (temblor y bradicinesia). ¿Cualquier ciudadano está a expensas de que una decisión judicial errónea le exponga a una medicación que no necesita y que le produzca trastornos de la personalidad irreversibles?
¿Alguien se da cuenta de la necesidad de amor que tienen las personas con ese tipo de problemas? Pero lo olvidamos. Nos es más fácil rodearnos de personas “como nosotros” y hacemos el vacío a los demás.
Los médicos dijeron a los padres de Luisy -Mabel y Rubén- que no la controlaran tanto, que tenía que tener su vida. ¿Seguirán pensando lo mismo? ¿Le dieron la medicación adecuada?
Un día Luisy no volvió.
No sabemos si cayó de la pasarela o la empujaron. No sabemos si falleció al caerse o si fue el coche que arrolló su cuerpo después de caer el que acabó con su joven vida.
Al parecer, tras caer Luisy, paró un coche cuyo conductor puso los intermitentes, se bajó del vehículo, y empezó a hacer señales para advertir a los conductores. Un automóvil conducido por un policía jubilado no hizo caso a las señales y atropelló a Luisy. Luego dijo que la había confundido con “una especie de plástico” y que sólo tras producirse el contacto advirtió que se trataba de algo “sólido”. Arrastró a Luisy 15 metros. Mabel nos dice que, según los testigos, su hija estaba resguardada por dos vehículos que ya habían parado y, además, todo se produjo en una recta de casi un kilómetro.
El conductor paró, llamó al 112 y abandonó el lugar del accidente para irse a una reunión de una Federación Deportiva y sólo dos horas después se presentó en la Jefatura de Policía Local.
El informe forense consideró que Luisy había fallecido en el acto, pero había restos de Luisy esparcidos a una distancia de 15 ó 20 metros de la vertical de la pasarela. Si Luisy prácticamente cayó de pie, según dicho informe, ¿cómo es que falleció por estallido craneoencefálico?
¿Por qué no se hizo un atestado? ¿Había testigos en el interior del vehículo que atropelló a Luisy? ¿Por qué no se ha realizado una segunda autopsia, tal y cómo reclamaron sus padres?
Ahora Mabel está sóla, pero sigue buscando respuestas. ¿Qué pasó en la autopista?



5 comentarios en “Luisy.

  1. En todos estos casos debería ser obligatoria una segunda autopsia.

  2. ¿Pero qué pasa con los profesionales forenses en este país? Ya escuchando a Verdú se comprueba que nos tratan de idiotas para arriba.

  3. No la permiteron por más que se pidió ….ni permitieron mandar a al profesor Frontela de Sevilla las fotos de la autopsia ,ni que pudise venir a verlas a GiJón esto último ya en el 2010 ,tras una lucha de más de dos años luchando sola para saber la verdad.Si es un derecho pero no lo tuvo ,al igual que no tuvo una autopsia legal que en muerte violenta tienen que ser dos forense ,y al igual que no se personó ni juez ni ,forense al lugar de los hechos ,por lo que no hubo ,un levantamiento de cadáver

  4. Totalmente cierto Nozick ,por lo que hable con el forense,este pobre hombre al que no llamaron al lugar de los hechos ,y no pudo hacer una periciales in situ ,me juró por sus tres hijos y la mujer que no le habían avisado ..y mi hija no tuvo levantamiento de cadáver judicial ,y practico solo la autopsia 15 horas más tarde ,un solo forense en vez de 2 recogido por ley en muerte violenta …este hombre pude comprobar que era integro ,pidió la vacante de Gijón .e iba de Oviedo a Gijón por las presiones de lo jueces ,si no entraba en su juego le hacían la vida imposible jueces y compañeros …eso me lo dijo él ,en su oficina del juzgado nº 1 de Gijón

  5. Respecto a tu pregunta de “¿Cualquier ciudadano está a expensas de que una decisión judicial errónea le exponga a una medicación que no necesita y que le produzca trastornos de la personalidad irreversibles?” te diré que sin duda sí, los jueces se escudan en que ellos no entienden de esa pseudociencia llamada psiquiatría y tienden a ratificar la opinión del psiquiatra

    En este país se funciona como si los médicos fueran unas bellísimas personas que no tuvieran intereses espureos, la realidad es muy diferente, los psiquiatras por lo general de bellísimas personas no tienen nada, suelen ser raritos resentidos con ansias de protagonismo y con un oficio que les viene grande aunque no quieren reconocerlo

    Desconozco la clínica psiquiatrica en que estuvo esta chica, si fue en la unidad psiquiatrica del Hospital de Jove (que no es una clínica especializada sino una unidad de un hospital general) no me extraña que la pusieran peor, eso puede pasar con cualquier psiquiatra y cualquier sitio pero en Jove tienes muchísimas probabilidades

    ¿motivo? la psiquiatría publica en Asturias es un servicio espejo cuya única finalidad es que vivan bien los 4 enchufados que “trabajan” allí y que las multinacionales farmaceuticas tengan una cartera de clientes, salta a la vista el hecho de que una unidad como Jove tenga solo 26 camas para una población de 260 mil habitantes con una tasa bastante alta de trastornos mentales, Gijón, no se si tú la conoces, es una ciudad industrial venida a menos con un porcentaje altísimo de parados, mucha drogadicción, con bastante población obrera que vino de otros sitios de España en los buenos tiempos, o sea mucha incultura, paro, falta de futuro…. condiciones todas ellas que fomentan lo que los vividores de la bata blanca llaman trastornos mentales

    Jove no es más que un nido de vividores, 26 camas pero 3 psiquiatras adjuntos y unos turnos de enfermería que no bajan de los 8 auxiliares de enfermería, con este personal se pensaría que los pacientes están de maravilla atendidos, la realidad es muy diferente, el personal de enfermería son auxiliares que dudo mucho que tengan cualificación en salud mental, hay una interinidad altísima (de hecho hasta hay indicaciones colgadas en la pared con normas para ellos), el trato a los enfermos es grosero, maleducado y prepotente, atan a la gente a las camas por menos de nada, he visto pacientes con unos morados impresionantes en los brazos por culpa de las contenciones puestas con saña, los psiquiatras intentan convencer a los pacientes de que hagan un tratamiento ambulatorio (los ingresos allí duran como mucho 2 ó 3 semanas) y intentan coaccionarlos y amenazarlos para que hagan un tratamiento que no tienen ninguna obligación legal de hacer y cuya única finalidad es ayudar a mantener la privilegiada situación laboral de psiquiatras y personal de enfermería, estos ultimos años la psiquiatra que llevaba la unidad, pongo sus iniciales solo porque creo que legalmente no puedo poner el nombre completo, CPB, es una individua de unos 50 y tantos años de carácter insoportable, es la clásica solterona amargada que no tiene pareja ni amistades y se lleva sus problemas al trabajo, tiene una mentalidad adolescente y un modus vivendu que parece propio de un chulo fulanas con una exigencia a los pacientes a seguir el tratamiento al margen de todo control judicial, su discurso se puede resumir en muéveme el árbol para que yo coja la fruta

  6. (sigo con el comentario anterior aquí por motivos de espacio)

    El “trabajo” del personal de enfermería consiste simplemente en servir la comida y vigilar que los pacientes tomen la droga psiquiatrica, si se niegan los atan a una cama y se la dan por gotero

    El resto del día se lo pasan en su office, una sala con su neverita y sus bebidas, allí de chachara, también van a la sala de tv a ver la tele, alguno se dedica a acosar y a burlarse de los pacientes, los pacientes no tienen más que hacer en todo el día que ver la tele, estar echados en la cama o andar por el pasillo (estupenda terapéutica)

    La reforma psiquiatrica de 1985 llevada a cabo por JGG un psiquiatra militante del psoe (fue consejero de sanidad y servicios sociales en la legislatura 1991-95) consistió en cerrar el antiguo manicomio de La Cadellada (un perfecto campo de concentración), colocar a psiquiatras afines y intentar apartar a los que no eran sumisos o eran fieles a otras tendencias políticas, la psiquiatría en Asturias tiene un nivel propio de la frenología, sería muy conveniente que en este país se aprobara una ley como la 180/78 italiana (la ley Basaglia) para proteger a las personas sensibles o con familias problemáticas de los psiquiatras

    Posteo esto con mi ip real desde mi casa en Asturias y sin usar el sistema de proxies, si esto es publicado me hago totalmente responsable de mis afirmaciones, si alguno de los vividores de salud mental quiere querellarse nos vemos en los juzgados

  7. Por cierto acabo de oir la entrevista a Mabel Vazquez y coincido con dos de sus apreciaciones personales, Begoña Huergo, concejala de seguridad en la época era una persona muy poco capacitada para el cargo, en aquellos años había un problema tremendo de movida juvenil de lo más degenerada, consentida y tolerada, por el ayuntamiento en el barrio de la arena, ese barrio era tomado por pandillas de jóvenes donde estaba toda la escoria de Asturias y se dedicaban a insultar a la gente por la calle, había agresiones, se meaban donde querían, vandalismo urbano, etc. la reacción de esta tipa fue pedir a los vecinos “que tuvieran tolerancia”

    Es solo una posibilidad pero quizá esto tuviera relación con la caida de Luisy desde la pasarela, si lo entendí bien cuando cayó iba hacía el centro comercial de los fresnos a comprar ropa y llevaba dinero encima que desapareció, en aquella época los sabados tarde algunas zonas de Gijón estaban tomadas por pandillas de niñatos que andaban haciendo lo que les daba la gana (mientras pasabas por la comisaría de policia local de la c/ San José y todos allí tan pichis, se notaba que tenían orden de no intervenir) y quizá fue un atraco

    A Ignacio Manso Platero lo conozco también, y también lo considero un pasota, lo conocí de la que empezó a ejercer hacia 1993, fue abogado mío en un tema que entre la pasividad de él y la elementa que me tocó de jueza (Rosario Hevia, feministoide, visceral y poco profesional donde las haya) perdí el juicio y tuve que andar con recursos hasta que conseguí que me revocaran la sentencia de Hevia, una persona con problemas, de la que sus propios compañeros ya están algo hartos y a la que el CGPJ concedió unas “vacaciones” de 5 meses sin empleo y sueldo por retraso injustificado de expedientes y es que todas las vagas son igual, mucha pose, mucho piquín de oro, mucha demagogia y de trabajar nada

    Yo no se en otras partes del estado pero en Asturias tanto la administración como la justicia son tercermundistas, se nota que somos una región en crisis

Los comentarios están cerrados.