La estafa de la crisis (The american dream).

Tad Lumpkin, es el joven director y co-creador (junto con Harold Uhl) del cortometraje “The American Dream” (el sueño americano), en el que vemos cómo la distribución del dinero y el crédito, que debe ser un servicio a la comunidad, puesta en manos privadas y ejercida por usureros, puede destruir la economía, la vida, la libertad y el futuro de cualquier país y de la civilización por entero.
La explicación de la crisis es muy sencilla. Los Bancos primero inundan el mercado de dinero barato y la gente pica y se endeuda. Después cortan el crédito y sacan el dinero del mercado. Las empresas a las que se corta el crédito se arruinan, cierran o hacen Eres o recortes de salarios. Los empleados de dichas empresas dejan de poder pagar y los Bancos se lo llevan todo. Como no les pagan, dicen que están en crisis. Entonces el Estado les consigue más dinero para “rescatarlos”. ¿Cómo? El Banco Central Europeo presta dinero a los Bancos al 1%. Los Bancos se lo prestan al Estado al 6% El Estado está obligado a garantizar el préstamo. Y devuelve los intereses subiendo impuestos y recortando prestaciones sociales y empleos en la Administración Pública. Y malvendiendo empresas estatales, que pasan a poder de multinacionales extranjeras. Los afectados dejan de poder pagar y los Bancos se lo llevan todo.
Los Bancos no necesitan ser rescatados, es mentira, porque los Bancos por definición siempre están quebrados. Prestan lo que no tienen. Si todos los clientes van a pedir su dinero, no se lo darán. El gobierno hará cerrar los Bancos y se montará un “corralito”. Y esto ocurrirá en cualquier situación económica, no es necesario que sea en época de crisis. A los Bancos se les da más dinero para que el Estado se endeude más y tenga una coartada para hacer más recortes de salarios y prestaciones sociales. Y para subir más los impuestos. Y para perder soberanía.
Unos pierden sus casas. Otros pierden su dinero. Algunos, las dos cosas. Hay gente que no ha podido superarlo y se ha suicidado por culpa de los usureros. Si protestan, la policía los apalea. Niños y ancianos incluidos. Se les llama antisistemas y terroristas. Hay que negociar “democráticamente” O sea, aguantarse…
¿Crisis? ¿Qué crisis? Nuestros pescadores, agricultores, mineros y ganaderos siguen trabajando y recogiendo los frutos de su esfuerzo. Seguimos teniendo centrales eléctricas que generan energía para que nuestras industrias sigan produciendo. Seguimos teniendo carreteras y vías férreas, y los camiones y ferrocarriles necesarios para distribuir todos esos productos. Y mercados para venderlos ¿De dónde viene, entonces, la crisis?
De los Bancos. Han retirado el dinero del mercado. El dinero es la sangre de la economía. Sin dinero no hay comercio. La maravillosa máquina de la producción, transformación, distribución y venta se para.
Los Bancos deberían servir para distribuir dinero sin ánimo de lucro, al servicio del pueblo. O, en una concepción capitalista, para ganar dinero, simplemente. En lugar de eso, funcionan como instrumento de poder político supranacional y acumulación de capital. El fin último es el gobierno único mundial. Y el sometimiento de la población. No es ganar dinero.
… Pasando al caso de Estados Unidos, que es el que se aborda en la película…
En noviembre de 1910 se planeó la creación de la Reserva Federal americana, mediante una reunión secreta en la isla de Jekyll. Los invitados a la reunión eran:
Nelson W. Aldrich, presidente de la Comisión Monetaria Nacional, suegro de Rockefeller.
Abraham Piatt Andrew, Secretario Auxiliar del Tesoro.
Frank A. Vanderlip, presidente del Banco Nacional de Nueva York, representante de Rockefeller y de la banca Kuhn, Loeb & Co.
Henry P. Davison, socio de J. P. Morgan.
Charles D. Norton, presidente de Primer Banco Nacional de Nueva York de J. P. Morgan.
Benjamín Strong, líder de la División Crediticia de Banqueros de J. P. Morgan.
Paul M. Warburg, socio de Kuhn, Loeb & Co. y representante de la dinastía Rothschild.
La Reserva Federal se creó el 23 de diciembre de 1913, siendo presidente el nefasto Woodrow Wilson, cuando casi todos los congresistas estaban de vacaciones de navidad, por una votación con apenas quorum. Se arrebató el poder de crear dinero al pueblo americano, para entregárselo a unos especuladores privados. A partir de entonces, cuando el Gobierno de EEUU necesita dinero se lo tiene que pedir a la Reserva Federal. Ésta imprime los billetes o realiza transferencias informáticas al Gobierno, que a cambio imprime bonos con interés y se los entrega a la Reserva Federal. Para pagar los intereses, carga impuestos a los ciudadanos, que antes no pagaban. La Reserva Federal es la responsable directa de la Gran Depresión y de las demás crisis. La deuda actual del Gobierno americano es absolutamente impagable. La Reserva Federal no hace honor a su nombre: no tiene reservas y no es federal, sino privada. Y una importante fracción de los accionistas ni siquiera es norteamericana. Todo el pueblo norteamericano es esclavo de unos usureros privados que imprimen unos rectángulos de papel verde llamados dólares. Lo mismo pasa ya en Europa con el BCE y los euros.

Un comentario en “La estafa de la crisis (The american dream).

Los comentarios están cerrados.