Alcàsser. Aclaración y disculpa previa.

Tres amigas. Por SergioKa.


En los próximos posts no va a quedar más remedio que tocar el tema del levantamiento de los cuerpos en la fosa de La Romana y, posteriormente, el de las dos autopsias: la practicada por los forenses valencianos y la practicada por el profesor Frontela.

Es un tema muy delicado, pero necesario. Por eso me disculpo de antemano por si las siguientes entradas del blog llegaran a ser vistas por alguno de los familiares o allegados de las niñas y se sintieran incómodos. Para mí tampoco es fácil, pero es imprescindible para entender lo que pasó.

Por descontado que ambos temas se tratarán con el máximo respeto. Para empezar, cabe decir que el orden por el cual se recuperaron los cuerpos en la fosa de La Romana fue el siguiente:

  1. Antonia Gómez Rodríguez (Toñi)
  2. María Deseada Hernández Folch (Desirée)
  3. Miriam García Iborra (Miriam)

Por ello, y para guardar un mínimo respeto a su memoria, en todos los datos del levantamiento y las autopsias, se hará mención a las niñas bajo las siglas c1, c2 y c3, correspondientes al orden por el cual aparecieron.

Esto hay que tenerlo muy en cuenta al leer los próximos posts, porque no voy a citar sus nombres.

No se utilizarán fotografías del levantamiento ni de las autopsias, a excepción de aquéllas en que únicamente aparezcan objetos.


—OOO—


Imagen:
Gracias a SergioKa por su excelente composición de las tres niñas:


8 comentarios en “Alcàsser. Aclaración y disculpa previa.

  1. La pintura es preciosa, ha captado perfectamente los rasgos de cada niña.

  2. Estoy completamente de acuerdo, es un gran trabajo en el que se ha puesto alma, como ha escrito Juan Alfredo en mi muro.

  3. Agradezco mucho y muy sinceramente los amables comentarios sobre este pequeño tributo mío hecho en recuerdo de las tres chicas. Los objetivos de un blog como éste me parecen más que nobles, así que es un honor para mí tener una presencia en este espacio.

  4. Estoy de acuerdo con lo que dices y es de agradecer que hagas lo posible por evitar caer en el morbo o en lo desagradable para no herir sensibilidades.
    Pero me gustaría hacer constar mi punto de vista y es que este crimen cabría considerarlo como crimen contra la humanidad y nadie tiene ya la exclusividad del dolor ni es quien para decir tu puede hablar de este tema o tu no puedes hacerlo. Creo obligación moral querer saber la verdad y exigir justicia calbrando bien la diferencia entre lo que es información y explotación y entre respeto y ocultación.
    Considero que tu labor es intachable en todos los aspectos.

Los comentarios están cerrados.