Fermín Villegas Córdoba.



El jueves, quince de mayo de 1980, apareció el cadáver del niño de diez años Fermín Villegas Córdoba, vecino de Blanes, Gerona, cerca de uno de los pozos de captación de aguas del sector de Sabadell (Los Pinos de Blanes), cubierto de ortigas. Había salido el lunes, doce de mayo, del colegio de Santa María para buscar hojas de morera con que alimentar a sus gusanos de seda.

La autopsia confirmó que había sido violado antes de su asesinato. Al parecer, había sido estrangulado y apuñalado repetidas veces.

El cuerpo apareció en el mismo sitio en donde había sido hallada, horas antes, la bicicleta y varias prendas del niño: la bolsa que llevaba y el cinturón de su bata del colegio, por lo que, evidentemente, la muerte se produjo en otro lugar y después se trasladó el cadáver.

Se detuvo a dos sospechosos, Nicolás Ruiz Lafuente, de 60 años, y Vicente Ruiz Vidal, de 31 -padre e hijo-, unos payeses de las afueras de la población, ambos con sus facultades mentales disminuidas, que eran conocidos de la víctima.

Tras un intenso interrogatorios, Nicolás Ruiz Lafuente, el padre, confesó ser el asesino. Al pretender reconstruir el crimen en presencia del juez, de inmediato se vio que habla poco que reconstruir: el presunto asesino no sabia reconstruir nada porque no había hecho nada. El desesperado detenido intentó suicidarse al verse atrapado en semejante situación. “Me estoy volviendo loco porque yo no he sido ni sé nada.”

Ambos detenidos fueron puestos en libertad. Luego se descubrió que ambos eran profundamente religiosos y completamente inofensivos. Y a punto estuvieron de perder sus cosechas, por haber tenido que abandonarlas.

El día dieciséis de mayo se efectuó el entierro del niño, al que acudieron unas 3.000 personas, entre compañeros de colegio y vecinos de la población. Posteriormente, tuvo lugar una manifestación para pedir mayor seguridad, portando pancartas en las que se leía “¡Queremos al asesino!” y “¡Que se haga justicia!”. Ante las protestas de los vecinos, la alcaldesa, María de la Oms, se vio obligada a dirigir unas palabras a los manifestantes, desde el balcón del Ayuntamiento.

—OOO—




En el pueblo se rumoreó que el niño había sido raptado por varias personas, que lo introdujeron en un automóvil. Y, como queda dicho, causó extrañeza que aparecieran objetos personales de Fermín, pero no su cuerpo, que aparecería días más tarde en el mismo lugar. También se dijo que tenía clavada en el vientre una especie de hoz y que con él se había practicado una misa negra, por parte de gente de poder del pueblo. Realidad o ficción, no se hizo nada al respecto.

Al final, se descubrió la presencia en Blanes de un individuo sospechoso de pederastia. Decía ser el representante de una conocida firma de refrescos, para reclutar un equipo juvenil de ciclistas.

Elegía niños de 10 a 13 años. Les prestaba las bicicletas y les regalaba las camisetas, los pantalones y las gorras de la equipación. Los confiados padres le permitieron que se los llevara a entrenar y que se hospedaran con él en una pensión en dónde, según manifestaron después los niños, los sometió a prácticas homosexuales. Incluso abusó de una niña de 11 años.

Un profesor de Blanes, extrañado de toda la parafernalia del sujeto en cuestión, telefoneó a la central de la casa de bebidas que el forastero decía representar y descubrió la farsa. Como consecuencia, el pederasta, Juan José Alavés Blanco, de 48 años de edad, nacido en Rosas y vecino de Barcelona, fue detenido y procesado.

Al parecer, ya estaba reclamado por un juzgado de Mataró por abusos deshonestos a un niño de 10 años, al que había amenazado con un cuchillo el 5 de abril de 1980.

“Un perro viejo, que sabe la diferencia que existe entre confesar unos abusos deshonestos o una violación con homicidio…” “… Un degenerado, que igual violaba mujeres que niños”.

En los interrogatorios policiales, confesó de plano diversas violaciones y abusos deshonestos. Pero negó lo que a juicio de los investigadores era evidente: el asesinato de Fermín Villegas Córdoba “Y fue lo suficientemente hábil como para cometer su crimen sin testigos, para deshacerse del arma y para mantener su negativa ante el juez.”

El caso fue cerrado y archivado, lo que extrañó en medios jurídicos. “Debía haberse seguido hacia adelante; a los juicios orales han llegado sumarios en los que se procesaba a individuos sobre los que recalan menos indicios que en este caso.”

Alavés fue encarcelado por violador, ya que no por asesino. Pero a Fermín Villegas Martínez, el padre del niño asesinado, nadie se lo comunicó. Sólo le enviaron un oficio en el que le comunicaban que el sumario “… ha sido declarado concluso sin haberse dictado auto de procesamiento contra persona alguna, por no haber sido posible identificar al presunto autor de los hechos, pese a la exhaustiva investigación realizada por la Policía Judicial.” Que si esto, que si lo otro y que Dios guarde a usted muchos años.”

Una carta mezquina para el alma de un padre con el corazón destrozado. Lo que iba a traer terribles consecuencias.




¿A quién culpamos, entonces, de la muerte de Fermín Villegas Martínez, el padre de la víctima? ¿A su desesperación por la injusticia cometida con su hijo? ¿A la ineptitud de la justicia? ¿A que nadie se molestó en comunicarle que el pederasta estaba en prisión?

¿O es que no se suicidó? Porque parece extraño que uno elija un descampado como lugar para suicidarse. Claro que, oficialmente, se trató de un paro cardíaco producido por un ataque epiléptico.

Dos muertes que no debían haberse producido y un violador, ya reclamado por una agresión sexual anterior con amenazas, en libertad.

Me sorprende que haya personas en este país que tengan familia, actúen como actúan y puedan dormir por las noches y mirarse al espejo por las mañanas. Y que encima tengan la desvergüenza de poner la mano para cobrar a fin de mes.

No tengo fotos disponibles, ni del padre, ni del hijo, ni de los acusados.

Por eso es por lo que encabeza este artículo el cuadro de Eugene Delacroix titulado “La Libertad guiando al Pueblo”.

El que quiera entender, que entienda.


Oh, what did you see, my blue eyed son?
And what did you see, my darling young one?

I saw a newborn baby with wild wolves all around it…
I saw a room full of men with their hammers a-bleedin’…

And it’s a hard, it’s a hard, it’s a hard, and it’s a hard
It’s a hard rain’s a-gonna fall.


—OOO—


Fuentes:


A hard rain’s a-gonna fall. Lyrics by Bob Dylan. (Robert Allen Zimmerman). Fragments.

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/05/15/053.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1981/08/28/038.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/05/16/058.html

http://archivo.elperiodico.com/ed/19810915/pag_038.html

http://archivo.elperiodico.com/ed/19810913/pag_040.html

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1980/06/06/pagina-34/32908742/pdf.html

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1980/05/16/pagina-44/32902608/pdf.html

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1935/06/11/pagina-5/32936329/pdf.html?search=agripado

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/05/15/053.html

http://elpais.com/diario/1980/05/15/espana/327189638_850215.html

8 comentarios en “Fermín Villegas Córdoba.

  1. Enhorabuena por la publicación. Personalmente, conocí a la familia de Fermín, ya que fui compañero de clase de su hermana Mª Ángeles, y vivíamos en el mismo barrio de Blanes.
    Como es de suponer, causó en gran choc en la sociedad, y más en aquellos que les conocíamos de cerca. La rumorología se extendió rápidamente en el pueblo, y la mayoría apuntaba a individuos con cierto poder y con buenos contactos a nivel religioso, económico y político.
    La impotencia de un padre al sentirse abandonado por este poder es totalmente comprensible. Finalmente la familia se fue del pueblo, creo que incluso del país (me dijeron que vivían en Alemania).
    Repito, enhorabuena por este recuerdo.

  2. Enhorabuena por el trabajo, por que, de alguna manera, contribuye a no dejar caer en el olvido crímenes sin calificativos posibles.
    Respecto de los detalles referidos, hay algunas imprecisiones sobre los hechos y personas que intervinieron, que, por mi trabajo, viví en primera persona.
    Estoy a tu disposición para cualquier información.

  3. Muchas gracias por tu apoyo y, en cuanto a las posibles imprecisiones, ten en cuenta que la única fuente de la que dispongo es lo que publicó la prensa en su momento con respecto a este caso. Pero te agradezco tu ofrecimiento y estaré encantado de utilizar cualquier información que me puedas proporcionar. Mi email es:
    nozicknozick@gmail.com

  4. ola,
    Fermin Villegas Martinez y mi madre son primos hermanos. Vivimos en Belgica desde el 1963.No se puede usted dar una idea de la importancia de aprender alguna inforormacion sobre ese doble asasino.que son la muerte de un hijo y despues de su padre,aunque la justicia no quiso u no pudo averrigual esos crimenes .No se puede afirma sin preuvas pero savemos que haye gente infuente enplicadas en este caso. Si alguie detiene enformacione am seguras seria usted mu amable de conpartir la quon migo. yo conpatire lo que yo se de este asunto.Gracia de facilitarme un numero de telefono porque no e aprendido .a escrivir el español .Muchas gracias por no olvidar esa injusticia que ha destruido una familia que por desgracia lla sufrio lo sullo en Granada por mediacion de la guerra.
    Muchas gracias a el señor que ha propuesto de alludar a N. Nozick porque al final siempre guarda uno l' Esperanza de saber un dia la verdad.Y a uted
    señor Nozick , es con mucha emocion que e leido su aritclo de prensa aun
    que vivo en el estranjero, ha llejado hacia my como una boteilla por el mar.

    GRACIAS, MIL VECES GRACIAS A TODODS USTEDES

    Jose Fajardo Villegas

  5. Muchas gracias por sus amables palabras, D. José. Me alegra mucho que mi artículo le haya recordado a sus familiares españoles y me emociona su agradecimiento, pero sólo pretendo contribuir modestamente a que estos crímenes no se olviden y que alguna vez se averigüe quienes fueron los autores y se haga justicia.
    Viviendo en Bélgica, desconozco si habla usted francés o flamenco. En cualquier caso, mi francés es muy básico y mi flamenco, nulo. Hablar por teléfono no iba a ser nada sencillo. Pero si usted desea que estemos en contacto, mi email es:
    nozicknozick@gmail.com

    Un saludo cordial y muchas gracias por su comentario.

  6. Increíble artículo, nunca imaginé que encontraría en la Red nada en referencia del asesinato de fermin y más con tantos datos, ahora fermin tendría mi edad, su muerte tuvo un gran impacto en nuestra generación, nunca podremos olvidar su muerte y el sufrimiento de su familia, y la rabia de que el asesino no fuera condenado, aun pienso en que ese asesino o asesinos estén entre nosotros y se me pone la piel de gallina
    Cualquier padre hubiera actuado igual que el señor villegas
    Luchando por encontrar al asesino de su hijo y reclamando justicia,
    Eran otros tiempos y los bien situados tenían un poder enorme

    Un abrazo a la familia

  7. Enhorabuena por el artículo. Está claro que la iglesia tenía algo que ver en este asunto…deseo que algún día se pueda aclarar este vergonzoso y terrible doble asesinato.

  8. “El jueves, quince de mayo de 1980, apareció el cadáver del niño de diez años Fermín Villegas Córdoba, vecino de Blanes, Gerona…”

    “La Policía pide la colaboración ciudadana para resolver él caso (…) sobre el paradero del niño suizo Rene Herzig, de seis años (…) se hallaba en compañía de sus padres y hermanos en la playa gerundense de San Pedro Pescador (…) se recibió una llamada telefónica anónima en la agencia Sayes, de esta localidad de la Costa Brava, en la que un individuo, que se expresó en catalán y en castellano, manifestó lo siguiente: Somos los secuestradores y estamos en Palma de Mallorca”.

    http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/08/06/037.html

    http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1980/11/13/068.html

Los comentarios están cerrados.