Celina Rodríguez Fernández.




Ricardo Rodríguez Soto había sido condenado a 28 años de cárcel, que cumplía en el penal de El Coto, de Gijón. En enero de 1985 había planeado un atraco en el que se había asesinado de varios disparos al contrabandista de tabaco Bautista Güémez Cortázar, para robarle 21 millones de pesetas, que nunca aparecieron.

Ricardo estaba casado con María Luz Fernández Alba, con la que tenía una hija de once años, Celinay un hijo de 12, Ricardo.

En la cárcel de León, Ricardo había conocido a un sujeto de 42 años llamado Valentín Gómez Valledor -alias El Argentino- que actuó como su guadaespaldas durante su estancia en prisión. Era el menor de tres hermanos que descendían de Peranzanes, aunque residían en Fabero. El apodo venía de su estancia en Argentina, donde había cumplido 18 años de prisión antes de ser repatriado a España. Ricardo y Valentín se hicieron grandes amigos y Valentín se convirtió en un invitado habitual de la familia.

Así que a Celina no le debió extrañar que un 12 de diciembre de 1986 se presentara el tal Valentín a recogerla al salir de la escuela, el Colegio Público Ramón Menéndez Pidal, en donde repetía quinto de EGB. Aquella tarde del viernes sería la última vez que la verían con vida.

Su madre denunció la desaparición aquella misma noche, pero hasta el martes 16 no se empezó a actuar.




No parece tener sentido que Gómez Valledor se presente en el colegio, se lleve a la hija de su amigo a la vista de todo el mundo y pretenda seguir con su vida como si tal cosa, pero eso es exactamente lo que sucedió. La policía lo detuvo y Valentín declaró que se había llevado a la niña hasta el puerto Ventana, en dónde la había entregado a otras personas. Se trataría de un ajuste de cuentas entre contrabandistas. Luego dijo que había sido recogida por dos mujeres en la autopista Oviedo-Gijón-Avilés. A continuación, afirmó que era cosa de la familia de la niña, para que se diera un permiso a su padre y éste pudiera huir. Finalmente, admitió haber llevado a la niña al lugar donde fue hallada, y reconoció que podía haber cometido algo horrible bajo los efectos del alcohol y del Rohipnol.

Gómez Valledor utilizaba un Citröen 2CV, que había robado días antes en Genestosa, y que aparecería en Ponferrada. Sin embargo, no se encontró ni rastro de la niña en su interior. Así que se comenzó a buscar una furgoneta en la que podría haber sido introducida, según un testigo de los hechos.

El cuerpo sin vida de Celina apareció poco antes de las seis de la tarde del 28 de diciembre de 1986, en la entreplanta de un edificio abandonado en las inmediaciones del puente de las Palomas, cerca de Piedrafita de Babia (León). Luis Miguel García Bruzos y Rosa Apresa se dirigían en automóvil al puerto de Somiedo, y pararon junto al edificio por necesidad de Rosa, que entró y se encontró con el cadáver de la niña, lo que le provocó un ataque de nervios. Se fueron de inmediato hasta Villaseca de Laciana para comunicárselo a la Guardia Civil. Luis Miguel declararía después “… creo que llevaba el cabello corto, estaba boca abajo con la cabeza ligeramente ladeada  y descalza de un pie…”

El cuerpo de Celina, cubierto por dos trozos de uralita, presentaba signos de resistencia y varios hematomas en el cuello. Llevaba un pantalón de pana azul, camisa de cuadros verdes, jersey rosa y zapatos azules, como el día de su secuestro.


El 29 de diciembre se practicó una primera autopsia en León, tras lo cual se trasladó el cadáver hasta Gijón, en donde se realizó una segunda autopsia.

La primera dictaminó muerte por neumonía y doble violación. La segunda establecía que la muerte se había producido por estrangulación -existía una fractura en la laringe, además de un golpe en la zona occipital-, confirmando la doble violación. Se remitió el contenido del estómago -y muestras de vello que aparecieron sobre su cuerpo- al gabinete central de investigación de Madrid, para su análisis.




El 30 de diciembre se realizó el entierro de la niña en Santianes de Pravia, localidad de procedencia de su madre María Luz.


El 18 de abril de 1987, Gómez Valledor se fugaría de la cárcel de León, en compañía de Juan Redondo Fernández, otro preso. Amenazó con un cuchillo al funcionario Mateo Fernández López, y le obligó a que lo sacara de la cárcel en su vehículo, un Seat 127 blanco, matrícula LE 1165, que estaba estacionado a la puerta del edificio. El rehén fue liberado cerca de Rioseco de Tapia. Por su parte, Juan Redondo se había apropiado de un Seat Ronda, con el que también se dio a la fuga.

No duraría mucho. El 27 de abril de 1987, la Guardia Civil detuvo a Gómez Valledor a la altura del pueblo de San Emiliano (León). Eran las 8:45 de la mañana, y Valentín viajaba en un camión que lo había recogido mientras hacía auto-stop en las inmediaciones de Barrios de Luna, a pocos kilómetros de Carrocera, donde había aparecido el automóvil con el que se fugó de la cárcel. Llevaba encima un cuchillo.




Casi tres años después del crimen, Valentín Gómez Valledor sería condenado a 36 años de prisión por la Audiencia Provincial de Oviedo. Valentín moriría ocho años después en la prisión de Burgos, víctima del ataque de otro preso.

Sus únicas condenas previas habían sido por robo o amenazas. No tenía otro tipo de antecedentes. Aunque reconoció el secuestro, siempre se declaró inocente del asesinato y violación de Celina.

El móvil del crimen permanece oculto hasta hoy.

—OOO—


Fuentes:



http://archivo.elperiodico.com/ed/19870428/pag_017.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1987/04/25/074.html

http://hemeroteca.sevilla.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1986/12/30/047.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1986/12/27/066.html

http://www.diariodeleon.es/noticias/leon/asesinos-pesadilla_161691.html

http://elpais.com/diario/1986/12/30/espana/536281216_850215.html

http://elpais.com/diario/1987/01/04/espana/536713211_850215.html

http://elpais.com/diario/1987/04/24/espana/546213621_850215.html

http://elpais.com/diario/1987/04/25/espana/546300020_850215.html

http://www.diariodeleon.es/noticias/afondo/siete-hachazos_612457.html

http://www.elcomercio.es/v/20100822/gijon/argentino-cruel-vengador-20100822.html

http://elpais.com/diario/1987/01/04/espana/536713201_850215.html

http://www.saber.es/web/biblioteca/libros/personajes-leoneses/html/cronicanegra.php

3 comentarios en “Celina Rodríguez Fernández.

  1. La niña había sido violada anal y vaginalmente, de manera oficial por un sujeto que no tenía antecedentes de violación ni pederastia ni siquiera violencia física. Esto hace que tenga una cierta credibilidad su declaración afirmando que era inocente de la muerte y violación de la niña, toda vez que después del supuesto rapto, no huyó. No tiene sentido. Después viene una fuga inexplicable y por fin, es asesinado en prisión.

    No me cuadra. Quizás ya aparecen fantasmas por todas partes. Sin embargo, cuando se cierra un caso de este tipo me gusta la claridad, algo que brilla por su ausencia en innumerables crímenes contra menores o adolescentes en este país.

  2. Hay otro detalle también curioso, dice que iba puesto hasta arriba de alcohol y rohipnol pero el edificio abandonado donde apareció la niña (había sido un antiguo restaurante) tiene (o tenía en aquella época) un camino de acceso muy malo que es difícil que alguien en coche con semejante colocón pueda hacerlo

    En este tema estaba metida la mafia del tabaco, yo siempre pensé que la policia con el Valentín este andaba bastante despistada y no sabían muy bien de que pie cojeaba el tipo

    También es raro que se la llevara a la vista de todos, porque fue a la vista de todo el mundo, la esperó fuera y le dijo que su padre había salido de la cárcel por un error y que los esperaba en Pájares, la niña subió con él a la furgoneta y se despidió de sus amigas con la mano desde dentro, iba vestida como dices y llevaba gafas, con un cordón de esos para dejarlas colgando

    De todos modos aquí no tengo la impresión que haya actuado nadie ajeno al tema, yo pienso que simplemente no conocemos bien la relación entre este Valentín y el padre de la niña, yo creo que simplemente fue un ajuste de cuentas entre mafiosos que para vengar la muerte de uno de ellos fueron tan repugnantes como para utilizar una niña

Los comentarios están cerrados.