Miguel Ricart. ¿Culpable o cabeza de turco? #2




Entre tener una confesión firmada y que la confesión sirva para algo, media un abismo. Alguien debió de leer detenidamente la primera declaración autoinculpatoria de Ricart y se encontró con lo siguiente:

  1. No se especifica la hora a la que sucedió el secuestro de las niñas.
  2. El vehículo utilizado es un Seat Ronda azul, no el Opel Corsa blanco “de Ricart”.
  3. Las niñas aceptan una invitación a tomar algo, cuando tenían que regresar pronto a casa; además se sobrepasa la discoteca Coolor y no hay ni la más mínima protesta por su parte.
  4. Durante el secuestro no se ejerce violencia alguna sobre las niñas, ni verbal ni física; sólo se produce, por parte de Anglés, tras llegar al lugar de los hechos indicado por Ricart, cuando se las lleva una por una a la zona en donde las viola y finalmente las mata.
  5. El lugar de los hechos no es la caseta de La Romana, aunque este detalle por aquellas fechas no se había concretado todavía.
  6. Las niñas no protestan ni se alarman en ningún momento.
  7. Desirée se queda sola con Miguel Ricart, que tiene un acceso carnal con ella, pero no aclara si fue forzado o no.
  8. No se indica ningún intervalo temporal previo a la muerte de las niñas, excepto el de veinte minutos transcurrido desde que Anglés se lleva a Miriam hasta que se escuchan los tres disparos.
  9. Después de matar a las niñas se dirigen en el coche hasta la caseta de La Romana para recoger una moqueta, regresan, envuelven a las niñas con ella, las meten en el maletero y se encaminan de nuevo al entorno de la caseta, en dónde las entierran. Una hora y media desperdiciada, que se podrían haber ahorrado si hubieran tenido la moqueta en el coche. Supongo que viene muy bien para justificar la presencia de posibles indicios de los inculpados en la caseta, pero no es demasiado coherente.
  10. Aún tenían que excavar la fosa. Según Ricart, y redondeando, unos dos metros cúbicos de tierra. Si estimamos, tirando por lo bajo, que la densidad del suelo era de 1,25, había que retirar dos mil quinientos kilos de tierra. ¿Con un pico manejado por unas manos no acostumbradas a cavar, sin disponer de una pala para sacar la tierra y a las tres y cuarto de la mañana?

El testimonio final de Ricart resultaría ser una chapuza, pero su primera declaración autoinculpatoria era un verdadero desastre. Había que hacer algo.




El 4 de febrero de 1993, ocho días después de encontrar los cuerpos de las tres niñas, todavía no había escena del crimen disponible para la versión oficial. Según informaba el diario Levante-El Mercantil Valenciano“… La Guardia Civil todavía no ha localizado el lugar exacto donde fueron violadas y asesinadas las niñas, ya que las múltiples declaraciones de Miguel Ricart no han servido para aclarar este punto…”

¿Pretendía el diario Levante insinuar que la Guardia Civil por sí sola era incapaz de localizar el lugar de los hechos?

En cuanto al comentario sobre Ricart, algunos pensarán que era justamente al revés, que todavía no había declarado cuál era el lugar exacto en dónde habían sido violadas y asesinadas las niñas porque todavía no se lo habían dicho.




En cambio, el diario El País del 31 de enero había dado una versión diferente, en la que no se especificaba el vehículo del secuestro, pero ya se hablaba de una casa como lugar de los hechos, aunque no se especificaba su ubicación.

El caso Alcásser también es un lío de vehículos. El Seat Ronda dorado y el Ford Orion blanco de cuatro puertas de Hervás, las furgonetas Nissan Trade y Renault Traffic de Coolor -que aparecen y desaparecen- y, claro está, el Seat Ronda azul y el Opel Corsa blanco “de Ricart”.


Seat Ronda V-7670-BS



Opel Corsa V-7757-BJ



Según Ricart manifestaría en la Vista Oral, el Opel Corsa V-7757-BJ estaba puesto a su nombre porque se lo habían pedido Antonio y Mauricio, que lo habían comprado con el dinero obtenido en un robo en Villar del Arzobispo. En cuanto al Seat Ronda V-7670-BS, era propiedad de Antonio Anglés, que lo había comprado utilizando el documento de identidad de un tal Francisco Partera Zafra, un conocido de Ricart. Pero el tomador del seguro de vida de este vehículo era alguien llamado Saturnino Amador Iluminado… Tirando de ese hilo, hay material para varios artículos.

Por aquel entonces, a Ricart le entraban ganas de declarar más o menos cada veinticuatro horas. De modo que, a las 23,45 h. del 29 de enero de 1993 ya le tocaba, por lo que hizo una ampliación (DB1) a su declaración anterior, en la que se observa cómo se resuelven gran parte de las inconsistencias de la primera.

  1. Ahora sí que tenemos horario. A las ocho de la tarde, la hora mágica, Antonio y Miguel salen de la casa de Neusa y de los Anglés en Catarroja, en dirección a Picassent. Esto ya cuadra, más o menos, con los testimonios de Hervás y Cano Llacer.
  2. El vehículo utilizado ya no es el Seat Ronda, sino el Opel Corsa blanco V-7757-BJ “de Ricart”. Un coche blanco pequeño, aunque sólo tenga dos puertas, que cuadra más con el testimonio de la señora Badal.
  3. Una de las niñas protesta al sobrepasar Coolor, pero las engañan diciéndoles que iban a recoger unas cosas.
  4. En el secuestro sigue sin haber violencia verbal ni física alguna contra las tres niñas. Mal asunto.
  5. El lugar de los hechos es el entorno de una fábrica situada a la derecha del camino Venta Cabrera, Montroy, Montserrat, Real de Montroy y Llombay.
  6. Miriam y Desirée reaccionan al escuchar los gritos de Toñi y preguntan “¿qué pasa?”
  7. Desirée se queda sola con Miguel Ricart, que tiene un acceso carnal con ella medio consentido; utilizando las palabras de Ricart, “le comió la cabeza“. En aquella época, según el Artículo 435 del C.P. de 1973, constituía un delito de estupro por acceso carnal con engaño, siendo la víctima mayor de doce años y menor de dieciséis. La pena fijada era de arresto mayor (privación de libertad desde un mes y un día hasta seis meses), un castigo ridículo. Pero, más adelante dice que la niña se niega, se queda como paralizada y le araña. En la misma declaración pasamos del consentimiento a la negativa, del estupro a la violación. Otro desastre.
  8. Ya había intervalos temporales: 10 minutos con Toñi, de tres horas y media a cuatro horas con Miriam, y media hora con Desirée, hasta que se escucharon los disparos. (Obsérvese que el orden en que se realizan las violaciones, según Ricart, cambiará en la versión definitiva). Ricart se acerca a dónde está Anglés y se encuentra a las niñas atadas con una gasa. Proceden a vestirlas. Ricart menciona una linterna y unos alicates.
  9. Después de matar a las niñas, se van a la caseta de Alborache a por una azada y un pico, luego a la caseta de La Romana a por la moqueta y después al entorno de la fábrica; meten a las niñas en el maletero del coche y vuelven al entorno de la caseta de La Romana, en dónde las entierran. El lío de movimientos es todavía mayor que el de la anterior declaración. Pero ahora ya se dispone de dos casetas en donde buscar pruebas incriminatorias, por no hablar del problema Alborache.
  10. Ya no se hace la fosa con tan sólo un pico. Ricart cava con la azada y Anglés con el pico. Pero, según Ricart, terminan la fosa ¡en media hora!, con lo que este punto tampoco queda resuelto. Siguen sin tener pala y, sin embargo, son capaces de retirar dos mil quinientos kilos de tierra en media hora. Una auténtica hazaña. Recordemos el comentario de José Carboneres, el funerario de Alberique: “… una sola persona emplearía dos o tres noches en hacer esa fosa…”

Ricart se acababa de meter en un jardín al mencionar la visita a la caseta de Alborache, porque da la casualidad de que es un pueblo muy cercano a Macastre. Como no anduviera con cuidado, se podía ver envuelto en dos casos de asesinato múltiple, en vez de uno. Éste era el problema añadido que presentaba su nueva declaración.


Ruta Picassent – Llombay



Ruta Llombay – Alborache. Al suroeste de Alborache, Macastre



No sé si alguien iba punteando las incongruencias de la primera declaración o no. El caso es que la ampliación de Ricart iba más o menos bien, pero algo fallaba. No había violencia ni verbal ni física contra las niñas. Así que siguieron preguntando y Ricart aclaró que Anglés había sacado la pistola en el interior del coche y había golpeado en la boca a una de las chicas -probablemente a Toñi- y que luego las había apaleado después de muertas, pinchando a una de las chicas con un cuchillo lanzador. ¡Menos mal que Ricart lo recordaba todo! El asunto de la violencia, resuelto.

Después contestó a tres preguntas muy curiosas:

  • Que si estuvieron con las niñas en la casa de Llombay (la caseta de la Romana), a lo que Ricart contestó que no.
  • Que si sabía algo de unos pendientes, a lo que repuso que los pendientes de una chica los llevaba Anglés.
  • Que si realizó penetración anal con una chica, a lo que Ricart contestó que sería Anglés.



Al día siguiente, el diario Levante-El Mercantil Valenciano informaba que “… el informe forense afirma las tres fueron violadas vaginalmente y una de ellas analmente.” La información era inexacta, pero… ¿quién filtraba los informes de las autopsias y por qué?




Más o menos, ya estaban resueltos casi todos los puntos conflictivos de la primera declaración autoinculpatoria, aunque algunos habían empeorado. No obstante, ya se podía avisar al fiscal en busca de una declaración definitiva que los corrigiera y encontrara los posibles flecos que todavía quedaran pendientes.

Esa declaración se haría al día siguiente, pero a una hora más civilizada -que no se especifica-, para que el fiscal jefe y los dos médicos forenses no tuvieran que presentarse al filo de la medianoche. Sería la ampliación de la ampliación de la primera declaración autoinculpatoria, pero todavía no sería la última.


—OOO—



Había que establecer un criterio para identificar las diferentes declaraciones de Miguel Ricart. He escogido dos: el lugar de los hechos, que es uno de los factores que varía, y el de los culpables señalados, otro de los factores diferenciales.

En la primera declaración inculpatoria, el escenario del crimen es un algarrobal. Luego siguen dos declaraciones más en los que se habla de una fábrica y, por fin, llegamos al escenario definitivo: la caseta de La Romana.

Por otra parte, en las primeras declaraciones inculpatorias Ricart apunta a Anglés como único responsable, pero en las dos últimas señala a Anglés, Mauri y el Nano.

Eso permite ordenar las declaraciones de Miguel Ricart del siguiente modo:

A1, algarrobal y Anglés.
B1 y B2, fábrica y Anglés.
C1, la caseta de La Romana y Anglés. Esta sería la versión oficial definitiva.
D1 y D2, la caseta de La Romana y Anglés, Mauri y el Nano.

De modo que, en adelante, para referirme a una declaración en concreto, emplearé las referencias siguientes:

  1. DT (TESTIFICAL, 28/01/93, 0:50, F 80-82)
  2. AD (ACTA DE DETENCION, 28/01/93, 05:40, F 62)
  3. DA1 (1ª INCULPATORIA. ANGLES, ALGARROBAL, 28/01/93, 23:55, F 88-95)
  4. DB1 (2ª INCULPATORIA. ANGLES, FÁBRICA, 29/01/93, 23:45, F 150-157)
  5. DB2 (3ª INCULPATORIA. ANGLES, FÁBRICA, 30/01/93, F 178-182)
  6. DC1 (4ª INCULPATORIA. ANGLES, CASETA DE LA ROMANA, 03/03/93, F 797-799)
  7. DD1 (5ª INCULPATORIA, ANGLÉS, MAURI, EL NANO; CASETA DE LA ROMANA, 03/09/93, F 1870-1874)
  8. DD2 (6ª INCULPATORIA, ANGLÉS, MAURI, EL NANO; CASETA DE LA ROMANA, 30/09/93, F 2775-2776)


—OOO—


POSTS RELACIONADOS:

Miguel Ricart. ¿Culpable o cabeza de turco? #1:
http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2015/06/miguel-ricart-culpable-o-cabeza-de.html

Miguel Ricart. ¿Culpable o cabeza de turco? #3:
http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2015/08/miguel-ricart-culpable-o-cabeza-de.html

Miguel Ricart. ¿Culpable o cabeza de turco? #4:
—OOO—


1993.01.29 – DECLARACIÓN DE MIGUEL RICART.

DB1: 2ª DECLARACIÓN AUTOINCULPATORIA.
AMPLIACIÓN A LA DECLARACIÓN PRESTADA POR EL DETENIDO.
FOLIOS 150-157


Nombre y apellidos: MIGUEL RICART TÁRREGA
D.N.I. o pasaporte: 52.638.150
Lugar de nacimiento: CATARROJA (VALENCIA)
Fecha de nacimiento: 12-09-69
Padres: MIGUEL y ENCARNACIÓN
Estado civil y profesión:
Domicilio:              EN CATARROJA C/ ALICANTE 11, 5º

En UNIDAD ORGÁNICA POLICÍA JUDICIAL, siendo las 23,45 horas del día 29 de ENERO de 1993, ante los funcionarios instructores, asistido del abogado Doña VICENTA SANCHÍS RIDAURA, titular del carnet profesional núm. 4.294 y una vez que se le notificaron los derechos constitucionales que le asisten a las preguntas que le son formuladas, DECLARA:

PREGUNTADO: Dónde estuvieron después de comer el día 13 de noviembre.

MANIFIESTA: 
Que estuvieron en el domicilio sito en C/ Camí Real 101 – 4º, domicilio de Neusa, en el que se encontraban Mauri, Roberto, Antonio, Ricardo, Neusa y el dicente, terminando de comer sobre las 15 horas, permaneciendo en el domicilio hasta las 20 horas, saliendo con Antonio y tomando el coche Opel Corsa V-7757-BJ, conduciendo el dicente.

Que no tomaron ninguna consumición.

Que antes de salir de casa se tomó medio Rohypnol y que estaba atontado, marchándose dirección a Picassent.

Que pasado el parque, antes de llegar a la vía, recogieron a las tres chicas.

Que añade que el coche utilizado era el Opel Corsa y no como dijo en la anterior manifestación el coche SEAT RONDA, ya que lo comenzó a usar para Navidad, a la salida de prisión, y que lo compró RUBÉN a nombre de FRANCISCO PARTERA, con el carnet del citado.

Que se lo había entregado el citado PARTERA, al objeto de que lo usara y no pudiera ser identificado por su verdadero nombre por hallarse fugado de la cárcel.

Que Antonio le dijo que parara para recoger a las chicas.

Que no las conocía de antes, desconociendo si Rubén las conocía, subiendo las chicas en el asiento posterior. Preguntándoles las chicas si iban a la discoteca COOLOR, respondiendo Rubén que sí que se dirigían a la discoteca.

Que al ver una de las chicas que sobrepasaban la discoteca COOLOR les preguntó que a dónde se dirigían, contestándole Rubén que iban a recoger unas cosas y que tardarían poco.

Que pasaron por Venta Cabrera, Montroy, Montserrat Real de Montroy y Llombay. 

Que en este trayecto no se detuvieron, indicándole Rubén que se metiera a la derecha por un camino de tierra.

Que transcurridos unos 5 ó 10 minutos desde que circulaban por el camino de tierra se detuvieron al llegar a una fábrica antigua que tiene puertas correderas.

Que tiene tejado.
Que está a la derecha del camino.
Que está vallado.
Que estacionó el coche al lado de un muro que hace esquina.

Que Rubén cogió a Antonia marchándose hacia el camino, por detrás del coche, cruzando el camino y se fue hacia una garrofera y a una distancia de unos 150 metros.

Que para llevársela la cogió y le dijo vamos a hablar.

Que escuchó gritos de la chica, la que gritaba pidiendo auxilio, que la dejara que no diría nada, sus amigas le decían qué pasaba, bajándose Desirée del coche y pasando al asiento delantero del ocupante, quedándose en la posterior la otra, al momento llegó Rubén, diciendo que la chica se encontraba mal y se llevó a Miriam, mientras el dicente continuaba enrollándose con DESIRÉE, haciéndolo con Desirée, sin usar ninguna fuerza, aunque ella no quería, pero que el dicente le comió la cabeza.

Que lo hizo dentro del coche en la parte delantera y que llevaba pantalón, bajándoselo un poquito, no recordando las bragas que llevaba Desirée, ayudándole a quitarle los pantalones desabrochándole la blusa o una camisa con botones el dicente y el sujetador se lo levantó hacia arriba, que en el sujetador no se fijó si era blanco o color carne.

PREGUNTADO: Por el tiempo que transcurrió desde que Rubén salió con Antonia hasta que volvió por Miriam.

MANIFIESTA: 
Que estuvo unos diez minutos, volviendo a por Miriam, con la que estuvo unas tres horas y media a cuatro horas hasta que se llevó a Desirée. 

Que cuando acabó el dicente serían sobre las 02,30 horas.
Que al rato volvió Rubén, no escuchando ningún grito.
Que tenía la radio del coche puesta.
Que lo hizo una vez.
Que cuando se lleva a Desirée, ésta le pregunta que qué pasaba, sacándola más a la fuerza, pasada sobre media hora escuchó los disparos, momento que se baja del coche, viendo que estaban las tres chicas muertas y atadas de manos.

Que las chicas las ató Rubén con el coche en marcha.
Que cree que utilizó una gasa y que las ató con las manos adelante, estando una de otra a una distancia de medio metro.

Que no había mucha luz pero que Rubén portaba una linterna de petaca.

Presentada la linterna marca CEGASA III que se le ha intervenido y que portaba en el Opel Corsa, la identifica como la usada esa noche por Rubén.

Se le presentan unos alicates marca Palmera y dice que Rubén los sacó del maletero cuando se lleva a Antonia y que los volvió al coche cuando se marchaban.

Que los pantalones de las tres los tenían a la altura de los tobillos y el resto del cuerpo desnudo, que entre los dos les pusieron otra vez la ropa, cogen el coche y se van a por una azada y un pico a Alborache.

Que una vez cogidas estas herramientas se marchan a Llombay.

Presentado un pico MUESTRA 6 A. lo identifica como el que cogieron y utilizaron para cavar la fosa.

Que desde Alborache a Llombay emplearon en el recorrido sobre una hora.
Que en la casa de Llombay cogieron la moqueta.
Que es una casa de dos pisos.
Que la moqueta estaba en la planta baja.

Que no llegaron en el coche hasta la casa y que hay una distancia desde donde dejaron el coche hasta la casa de unos 500 mts.

Que tiene la parte superior sin tabiques.
Que de vuelta conducía el coche Rubén.

Que desde la caseta de Llombay hasta donde estaban las chicas emplearon sobre media hora.

Que pusieron la moqueta sobre el asiento trasero y maletero, utilizando una parte de la misma para transportarlas desde donde se encontraban muertas hasta el coche, efectuándolo de una en una, no recordando qué chica fue la primera, ni la segunda, ni la tercera en transportarla hasta el coche.

Que una vez cargadas, con la linterna citada, se desplazó a dónde les había dado muerte y cree que al ver que estaba rastreando con linterna, cree que sería para buscar los casquillos.

Que pone el coche en marcha y que Rubén es el que conduce.
Que tiró el dicente el respaldo del asiento un poco hacia atrás y se durmió.

Que cuando llegan al lugar donde aparecieron los cuerpos, Rubén le dice “vamos a cavar una fosa“, cavando el dicente con la azada y Rubén con el pico.

Que emplearon sobre media hora en hacer la fosa.

Que las dejaron de una en una en el interior y que Rubén seguía llevando la pistola.

Que al día siguiente la limpió en Llombay, quedándole un cartucho.

Que la vio por primera vez sobre Junio-Julio y que desconoce su procedencia así como la persona que se la vendió.

PREGUNTADO: Si antes de atarlas en el interior del coche sacó la pistola.

MANIFIESTA: 
Que sacó la pistola y que con la misma golpeó en la boca a una de las chicas.
Que para atarlas se colocó la pistola en la cintura.
Que cree que las ató con las manos por delante.

Que sacó de la guantera una cuerda que llevaba en la guantera, atando a dos con cuerda de plástico blanca.

Que como detrás del conductor va Desirée, ésta no fue atada
Que lo sería cuando se la llevó Antonio.
Que en el coche no estuvo atada.

Que el manifestante estuvo con Desirée hasta que se la llevó Antonio y que en ningún momento intentó huir.

Que cuando llegaron al lugar MIRIAM estaba atada, Desirée desatada.

PREGUNTADO: El motivo de no huir las dos, ya que se habían quedado solas con el dicente.

MANIFIESTA:
Que el dicente le dice que no se vayan y a la que está desatada, DESIRÉE, la coge por el brazo.

PREGUNTADO:
Si estuvo en la casa de Llombay con las niñas.

MANIFIESTA:
Que no y, que recuerde, Antonio tampoco.

PREGUNTADO: Qué hace al escuchar chillar a Antonia y después se lleva a Miriam.

MANIFIESTA: 
Que tenía cogida a Desirée por el brazo.

PREGUNTADO: Cómo explica, como ha dicho anteriormente, que entrara en conversación con Desirée y después realizó el acto sexual.

MANIFIESTA: 
Que entró en conversación con Desirée comenzando a tocarla, negándose ella, quitándole el dicente los pantalones y la braga.

Que no lloraba, quedándose como paralizada, consumando el acto y que le arañó con las manos.

Que, una vez Rubén se había llevado a Desirée, bajó del coche y se quedó en las proximidades del coche.

Que no se acercó a donde estaban las chicas por temor a Rubén, quedándose apoyado en el coche hasta que escuchó los tres disparos.

Que no observó que la linterna estuviera encendida.

PREGUNTADO: Quién golpeó a las chicas.

MANIFIESTA:
Que Antonio las golpeó con un palo cuando estaban muertas y que con un lanzador pinchó a una de las chicas. 

Que estaban llenas de sangre y que se manchó el dicente los pantalones.
Que la sangre la tenían por la cabeza y el tronco.

PREGUNTADO: Por los amigos que tiene Rubén.

MANIFIESTA:
Que un tal JUAN DE VILLAMARCHANTE, UNO NEGRO llamado RICHART al que lo han pillado con droga, que va a la discoteca CANCELA, ARABESCO, a la discoteca de TURIS, WHUNTY, que suele ir los sábados por la noche.

PREGUNTADO: Si estuvieron con las niñas en la casa de Llombay.

MANIFIESTA: 
Que no.

PREGUNTADO: Qué hizo con su pantalón manchado de sangre.

MANIFIESTA:
Que lo quemó en un vertedero que hay en Buñol, al igual que Rubén quemó la suya, poniéndose unos chándal que había en la casa de Llombay.

Que llevaron la ropa en una bolsa de plástico una vez se hubieron cambiado.
Que los pendientes de una chica los llevaba Rubén.
Que el dicente no les quitó nada a las chicas.
Que Rubén posiblemente se limpiara en la casa de Llombay.

PREGUNTADO: Si realizó penetración anal con una chica.

MANIFIESTA:
Que sería Rubén ya que cuando entró en prisión le dijeron que iba en la cárcel de maricón.

PREGUNTADO: Cómo conociendo la agresividad de Rubén se junta y se desplaza con él.

MANIFIESTA:
Que por miedo a Rubén.

PREGUNTADO: Si ese día ROBERTO les acompañaba.

MANIFIESTA: 
Que no, que les ha acompañado en otras ocasiones a discotecas en número de tres o cuatro veces.

PREGUNTADO: Si tiene alguna cosa más que decir.

MANIFIESTA:
Que si ingresa en prisión quiere estar en una cárcel distinta a la que se encuentre Rubén.

Y para que conste se pone por diligencia, a las 02,10 horas del 30 de enero de 1.993, siendo firmada la misma después de leerla por el detenido, letrada, Instructor y Secretario.




—OOO—


Fuentes:


Sumario y Vista Oral del caso Alcàsser.

Levante-El Mercantil Valenciano. 1993.01.30:
Las niñas fueron torturadas de forma brutal.

Levante-El Mercantil Valenciano. 1993.02.04:
La G.C. aun no sabe el lugar exacto donde fueron asesinadas las niñas.

El País. 1993.01.31:
Geografía del crimen.

3 comentarios en “Miguel Ricart. ¿Culpable o cabeza de turco? #2

  1. Hola, en mi opinión, lo segundo.

    Ahora bien, siguiendo las teorías alternativas, ¿Tú descartas los 4 nombres que JIB dio?

    Le he dado muchas vueltas al hecho de que las niñas estén vestidas, qué piensas de esto:

    El plan inicial era dejar los cadáveres en la primera fosa, que se pudrieran por muchos años y el asunto se olvidara… Sin embargo, al ver la presión social generada, que se sale de sus planteamientos, se ven obligados rápidamente a desenterrar los cuerpos, vestirles y llevarlos a la fosa número 2.

    ¿Para qué? Para que la búsqueda cese inmediatamente, no vaya a ser que se siga buscando (por la presión de FG), así que se necesitan los tres cuerpos fácilmente identificables, por eso las visten. Para que no haya ninguna duda y se deje de buscar en otros lugares en donde probablemente habría más “cosas”?

    Esto también explicaría el porqué había huesos de quizás, otros cuerpos. Es decir, con las prisas por desenterrar rápido los cadáveres, pillan sin querer huesos de más, pues doy por hecho que en la primera fosa habría más restos de otras personas.

    ¿Qué opinas?

    Por otro lado, en caso de posibles paramilitares; vale, vamos a suponer que esta teoría es cierta: Un grupo de 3 o 4 mercenarios quieren darse un banquete sexual con menores, ¿Por qué matarlas? Si se habla de presuntos superprofesionales expertos en guerras, no tendrían ningún problema para abusar de las niñas de tal manera que ellas no se enteren de quién fue… Creo que el objetivo no era violarlas (vivas), eso es secundario, el objetivo era sobre todo, asesinarlas. Perfectamente las hubiesen podido violar a cara tapada y al ser paramilitares que van a guerras en otros países, hubiese sido también imposible localizarlos.

    No me cuadra nada esta teoría la verdad. Por definición, si entrenas mercenarios, es porque tu ejército constitucional no puede hacer según qué cosas, para eso son, para hacer el trabajo sucio en guerras.

    ¿Qué sentido tiene entrenar a paramilitares en un país extranjero para que salgan a hacer atrocidades cerca de donde entrenas y sin ningún beneficio militar?

    Pero además, ¿Por qué las violan después de muertas?

    ¿Qué opinas de todo esto?

    Saludos!!!

  2. Es un disparate tras de otro. Ésto me hace sospechar que no podía obedecer a un plan premeditado sino a estar delante una situación inesperada que había que resolver contrarreloj, se aprecia demasiada improvisación. Se trata de dar una solución sobre la marcha a todo los datos y detalles que van surgiendo en las primeras autopsias.

    Da la sensación como si Anglés y Ricart fuesen una solución de urgencia tras fallarles una primera opción para cerrar al tema de los culpables.

  3. Desde el principio fue un caso chapucero y pienso nunca se sabra quienes fueron los verdaderos culpables. Mucho dinero de por medio y personajes con poder.

Los comentarios están cerrados.