Alcàsser. Destino Londres.

Londres 02

Como ya sabemos, Fernando, el mayor de los seis hermanos García Mediano, dejó en manos de éstos la fábrica familiar de colchones radicada en Valencia y decidió dedicar las 24 horas del día a encontrar a su hija Miriam, desaparecida en Alcàsser la tarde-noche del 13 de noviembre de 1992, junto con sus amigas Toñi Gómez Rodríguez y Desirée Hernández Folch.

El 21 de enero de 1993, el diario Levante-EMV anunciaba que un grupo de especialistas del Cuerpo Nacional de Policía se iba a desplazar a Valencia en los próximos días para comenzar las averiguaciones “a partir de cero“. Una noticia buena y mala a la vez, porque implicaba que hasta entonces la investigación realizada equivalía a cero. Rafael Vera Fernández-Huidobro, secretario de Estado para la Seguridad, declaró que también se incorporaría un capitán de la Guardia Civil, para coordinar las tareas de búsqueda con la Interpol y las policías de otros países.

En aquel mes de enero, Fernando García trabajaba a toda máquina. El Ministerio de Asuntos Exteriores, a través de la Subsecretaría de Asuntos Consulares, comenzó a distribuir por los países del norte de Àfrica más de 20.000 carteles en árabe con las fotos de las niñas, en una campaña sufragada por Cáritas y Seur. También se imprimieron en francés, portugués, inglés, italiano y alemán, para su distribución por Europa.

Ayudanos A Encontrarlas. Arabe 01

El conocido empresario vinculado al Opus Dei, José María Ruiz Mateos, ofreció una recompensa de 10 MM de PTA a quien aportara pistas fiables que condujeran al descubrimiento del paradero de Miriam, Toñi y Desirée. Fernando se había presentado en la Sala Canal de Valencia, en donde se ofrecía un homenaje al empresario, para explicarle la situación.

Incluso “el Chele”, un patriarca gitano, confirmó su asistencia a una reunión que se iba a celebrar en el Ayuntamiento de Alcàsser, para aportar el apoyo de su colectivo. Fernando se entrevistó con Enrique Beltrán Ballester, en su calidad de fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. Y había planes para que el Ayuntamiento de Alcàsser solicitara una entrevista con el Rey de España.

Con Miguel Durán, presidente de la O.N.C.E., hubo otra reunión. Durán llamó personalmente a Valerio Lazarov (cuyos grandes logros eran el zoom in-zoom out y las mammachicho) para que se difundieran las fotos de las niñas en los servicios informativos de Telecinco. Además, se comprometió a que las fotos de las niñas aparecieran en los 7.000 kioscos de la O.N.C.E. Por su parte, el magnate Raymond Nakachian se puso en contacto con Fernando para poner a su disposición a un ex-jefe de Scotland Yard, que había intervenido en la resolución del secuestro de su hija Melody.

Fernando sugirió a Arturo Luna Briceño, subdirector del programa ¿Quién sabe dónde? la posibilidad de hacer un morphing de las niñas, para conseguir fotografías que reflejaran los posibles cambios de peinado, color del pelo, maquillaje, etc. que permitieran su identificación ante cualquier transformación que pudiera haberse producido en su aspecto. A Luna le pareció bien, y el trabajo informático se hizo en Benimamet, a partir de fotos que se le facilitaron. Al final no llegó a emitirse la grabación, porque no se le asignó una franja horaria en el contenido del programa.

El siguiente plan de Fernando García era partir hacia Londres, para visitar la sede de varias emisoras de televisión vía satélite, como la BBC, Sky, ITN y Super Channel. También quería entrevistarse con periodistas de la MBC, que emitían su señal vía satélite a los países árabes. Gracias a Carmen Mestre, presidenta de Cruz Roja Española, había conseguido una entrevista con la presidenta de la Luna Roja de Marruecos, hermana de Hassan II. Fernando iba a entrevistarse con el rey y pedirle ayuda para rescatar a las niñas en el supuesto de que estuvieran en poder de algún magnate árabe, y este encuentro se iba a retransmitir por la MBC. Y quería recabar la ayuda de Scotland Yard. Sus siguientes destinos iban a ser Alemania y el Magreb. Por querer, hasta quería entrevistarse con el Papa, para que enviara su mensaje a todas las Parroquias del mundo.

Patricia Murray, licenciada en Comunicación por la Universidad de Navarra (fundada por San Josemaría Escrivá de Balaguer) y poseedora de sendos Máster en Comunicación de la Universidad de Valencia y en Periodismo Electrónico de la Facultad de Periodismo de la Universidad de Columbia de Nueva York, era una periodista irlandesa afincada en Valencia que acompañó a Fernando García en su citado viaje a Londres, junto con María Luisa Gómez Rodríguez, la hermana mayor de Toñi. Fernando había intentado que se les uniera Rosa Folch, pero recibió una respuesta negativa. Rosa no creía que las apariciones televisivas sirvieran para algo e incluso pensaba que podían ser contraproducentes, opinión que compartía su marido, Vicente Hernández, que llegó a tener un serio enfrentamiento con Fernando. Hablar de redes internacionales de trata de blancas tenía unas implicaciones que a Rosa y Vicente no les gustaban nada.

Al llegar a Londres, Fernando y sus acompañantes se hospedaron en el Hotel Mount Royal. En su entrevista con Basil Cross, máximo responsable de Scotland Yard, consiguió que se introdujeran los datos de las niñas en su sistema informático.

Fernando llevaba consigo unos vídeos en inglés con toda la historia de la desaparición de las niñas, que entregó en la BBC. Poco después apareció un técnico de la cadena con la grabación en la mano. No les interesaba el tema y no lo iban a entrevistar. “… Cuando salió con el vídeo en la mano diciendo que no les interesaba, yo que de inglés no sé más que yes, pero sabía perfectamente lo que decía, me puse encendido. Fíjate la cara que me vería el hombre, que dijo: ‘One moment’ y se metió para adentro. Al cabo de otro rato salió y dijo que les interesaba, que iban a pasar el vídeo y a entrevistarme al día siguiente…” Era 26 de enero y se iba a producir un desenlace inesperado.

El Director golpeó el atril con la batuta. Sección de cuerda, Fernando García a Londres de la mano de Nakachian. Sección de metal, dos apicultores echan a andar. Sección de viento, relevo en la U.C.O. Sección de percusión, no hay vehículos disponibles, hay que esperar hora y media en el cuartel, hasta que lleguen los men in black. Suena el arpa. Se hace de noche y hay que dejar de hacer fotos y excavar a mano, porque no hay palas.

Siguiendo la partitura, al día siguiente dos apicultores de Llombai se encaminaron hacia la partida de La Romana. Se proponían descubrir… quiero decir, se proponían revisar sus panales. Gabriel Aquino González, de 66 años, y su consuegro José Sala Sala advirtieron de pronto que era demasiado temprano para acercarse a las colmenas. Sería por falta de experiencia, ya que el pobre Aquino no era por entonces más que un niño, el pobre. Así que se fue a dar una vuelta para hacer tiempo, fumando un cigarrillo 1 -algo imperdonable para su corta edad-, y accidentalmente descubrió un puño que asomaba del suelo. Era el lugar donde estaba enterrado, es decir, donde habían vuelto a enterrar, es decir, donde enterrarían a las tres niñas de Alcàsser, una zona boscosa situada a unos quince kilómetros de distancia, tanto de Tous como de Catadau. A unos cincuenta kilómetros al suroeste de Valencia. Era el fin. Con sonrisas de algunos.

1 En realidad, Aquino se debió fumar un estanco, porque declaró en el juicio que habían llegado sobre las diez de la mañana, y Pizarro afirma en el atestado (F. 52-55 del Sumario) que el apicultor encontró los restos sobre las 13 horas.

Levantamiento 02

Patricia Murray comentaría “… la mujer de Fernando, Matilde, le llamó muy nerviosa sobre las ocho de la tarde para decirle que le había telefoneado desde Castellón el delegado del Gobierno para citar a los padres de las tres niñas en el ayuntamiento de Alcácer a las nueve de la noche… Fernando le dijo a su mujer que no se preocupara, que seguramente sería una reunión de rutina… Fernando no pudo establecer contacto con el delegado del Gobierno (Francisco Granados) hasta las ocho y media… Fernando no quiso decírselo a Luisa… Vi que se quedó de piedra y le pregunté qué pasaba. Cuando Luisa entró un momento al baño me dijo en un susurro: ‘Están muertas, están muertas’… Sólo murmura una y otra vez: ‘No pueden ser ellas, no pueden ser mis niñas’. Pero, en realidad, se veía que en su interior estaba convencido de que sí eran… Aunque no le dijimos nada a Luisa, ella lo sospechó, porque veía a Fernando derrumbado –incluso tuvimos que hacerle una tila- y a mí llamar continuamente por teléfono. Ahora se ha calmado, pero se lo imagina, porque le dio un ataque de nervios… No podremos llegar a Valencia hasta las dos de la tarde del jueves 28, porque no hay ningún avión antes. Estamos atrapados aquí. Hicimos las maletas nada más conocer la noticia, pero no podemos salir de Londres…”

Según Magdalena del Amo Freixedo, la noticia del hallazgo de los cuerpos de Miriam, Toñi y Desirée había llegado al grupo de Londres de la siguiente manera: … El día 27 de enero de 1993 hacia las siete de la tarde Fernando hace una llamada telefónica a España para posponer una entrevista que tiene concertada con Diego Carcedo. Llama una primera vez y cuando pregunta por el periodista le contestan aceleradamente que no está y, sin darle opción a dejar un mensaje, le cuelgan. Telefonea una segunda vez y le explica a la telefonista que es Fernando García, que llama para aplazar una entrevista. En este momento, la propia empleada le comunica la noticia que cae como un jarro de agua helada llevándose por delante todas sus esperanzas: ‘Han aparecido los cadáveres de tres niñas’. ‘Supe que eran las nuestras. Fue el día más triste de mi vida’, nos decía Fernando conteniendo las lágrimas. ‘Encima, no pude venirme ese día porque no había avión y no llegué a Alcácer hasta las dos de la tarde del día siguiente’…”

Todos los esfuerzos de Fernando García por encontrar a las niñas habían sido inútiles. Pero pasado el duelo, necesariamente breve, se impuso una nueva misión: encontrar a los culpables y conseguir que pagaran por sus crímenes. Una tarea que abrió los ojos a muchos ciudadanos, pero que a Fernando le iba a costar muy cara. Oscuras fuerzas iban a utilizarlo para sus miserables propósitos. Después lo dejarían caer con estrépito, cuando dejaron de considerarlo útil.

Que su obra no haya sido en vano. Recordad Alcàsser y actuemos en consecuencia. Esto no puede quedar así.

Matilde Y Fernando En El Entierro 01

Matilde Y Fernando En El Entierro 03

Entierro 02

 

Fuentes:

  1. Las Provincias. Jueves, 21 de enero de 1993.
  2. Las Provincias. Martes, 26 de enero de 1993.
  3. Levante-EMV. Martes, 21 de enero de 1993.
  4. Levante-EMV. Martes, 26 de enero de 1993.
  5. Levante-EMV. Martes, 26 de enero de 1993. No pueden ser ellas, no pueden ser mis niñas.
  6. Pronto. Jueves, 28 de enero de 1993. Buscadas por todo el mundo.
  7. Diario 16. Domingo, 31 de enero de 1993. El dolor pudo más que la ira.
  8. Melodie Nakachian. Historia de un papelito.: http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2014/12/melodie-nakachian-historia-de-un.html
  9. Patricia Murray: http://www.valenciaworld.com/
  10. Patricia Murray: http://www.spia.coop/
  11. Derek Hanekom: https://ec.europa.eu/research/events/eib/ic2014/speaker.cfm?id=64
  12. Derek Hanekom is married to academic Dr. Patricia (Trish) Hanekom (Murray).: https://en.wikipedia.org/wiki/Derek_Hanekom
  13. Derek Hanekom married to Patricia Elizabeth Murray: http://whatishappeninginsouthafrica.blogspot.com.es/2011/04/traitor-derek-hanekom.html
  14. http://wpedia.goo.ne.jp/enwiki/Wikipedia_talk%3AArticles_for_creation%2FPatricia_Murray_Valencia
  15. Magdalena del Amo Freixedo. El asesinato de las niñas de Alcàsser.
  16. Arturo Luna Briceño. Desaparecidos.