Alcàsser. Antonio Anglés, la huida que nunca existió #4.

teletransporte-02

Transcurrió un mes sin noticias del fugitivo. Inesperadamente, la prensa informó el 24 de marzo de 1993 que un grupo de inspectores del grupo de homicidios de la Brigada Central buscaban a Anglés en Lisboa, temiendo que embarcara hacia Brasil. Nadie explicó cómo podía haber llegado allí sin ser descubierto ni en el trayecto ni al cruzar la frontera. Quizás se encontró con la nave Enterprise por el camino. “Beam me up, Scotty”. Y es que, aunque se habían recibido varias denuncias de vecinos de Valencia de Alcántara, todas fueron descartadas. Sólo se empezó a reconsiderar esta postura cuando fueron corroboradas por testimonios recogidos en Sao Antonio das Areias, en territorio portugués.

La policía portuguesa y los agentes desplazados desde Madrid comenzaron a buscar al prófugo en el puerto de Lisboa, pero el día 27 se anunció que había burlado el cerco policial y había escapado hacia Dublín en un barco mercante. Cuando el buque atracó en Dublín, Anglés ya no se encontraba a bordo. Sin embargo, la policía española comunicó que no se había encontrado ninguna pista concreta sobre la presencia de Anglés en Portugal ni pruebas de que hubiera estado en Lisboa o escapado de allí.

city-of-plymouth-06

El 1 de junio de 1993, dos meses después, el diario “Las Provincias” informaba sobre la huida de Antonio Anglés con el siguiente titular: “Las huellas dactilares en el barco y la lancha confirman que Anglés arribó a Irlanda”.

El buque en cuestión era el “City of Plymouth”. Un carguero de 4.362 Tm. de peso muerto, destinado al transporte de contenedores, que había sido construido en 1978 por Babcock Marine Appledore. En mayo de 1993 se le había cambiado el nombre a “Cervantes”. Habría más cambios de denominación: en 1996, “City of Lisbon”; en 1998, “Pacheco”; en 2007, “Pacheco-1”; y en 2009, “Sarah Hanem”, bajo pabellón moldavo.

En el programa “Otra dimensión” de Antena 3, presentado por Carmen Baños, se abordó el tema de la fuga de Antonio Anglés. A partir del minuto 17:25 del vídeo, el periodista Ángel Colodro Rubio nos sorprende con la siguiente perla: “… Hay un informe del 05/04/1993, un Télex con el sello ‘SECRETO’, cursado por Interpol, (que) responde a las interrogantes. Que está absolutamente confirmado que el pasajero clandestino del City of Plymouth es Anglés, como lo prueban las huellas dactilares encontradas en diversas partes del buque… Y, además, ésto es hasta Dublín. Y, además, Interpol aporta otra revelación. Dicho individuo volvió a subir al barco en Dublín, al City of Plymouth, porque la orden de que se supone que era Anglés, la noticia que llega a Dublín de que era Anglés, llega un día después de que el barco zarpe de Dublín con destino a Liverpool. Hasta entonces Antonio Anglés llevaba un pasaporte falso a nombre de un ciudadano portugués con el que había estado en Lisboa durante un tiempo. Y él se hacía pasar por un polizón portugués… Volvió a subir al barco a Dublín y llegó al puerto británico de Liverpool escondido en la sala de máquinas, donde dejó restos de comida y el pasaporte expedido a nombre del portugués Andrés Joaquín Carvalho Gonçalves… Es decir, hay evidencia, pruebas, que envía Interpol,… las huellas dactilares aparecen en ese barco, aparecen en el camino que va a Liverpool… El 25/03/1993…”

city-of-plymouth-07-huida-05

La presencia de huellas digitales del fugitivo en el barco parecía una prueba irrefutable de que realmente había estado a bordo. ¿O no era tan irrefutable? Veamos:

Por lo que se refiere a la Interpol, hay varios folios del sumario en los que se hace referencia a dicha organización policial, pero en ninguno de ellos se menciona al buque City of Plymouth. Pero en los folios 2160-2161 del sumario, se dice lo siguiente: “… En relación a previa correspondencia, su mensaje de 24.02.94. Nuestra policía del Reino Unido ha llevado a cabo intensas investigaciones y este asunto ha aparecido en los periódicos de todo el Reino Unido. Hasta ahora no hemos conseguido ninguna información de utilidad y el sujeto no ha sido localizado en el Reino Unido. Seguimos con la difusión de los datos personales del sujeto por todo el Reino Unido y en caso de que aparezca alguna información positiva les informaremos. ¿Poseen alguna información adicional que pueda sernos de ayuda en la investigación? Saludos.”

Pero hay otro detalle de más importancia: en los folios 3264-3266 del sumario consta lo siguiente: “… Con fecha 23 de noviembre de 1995, se remite fax a la Dirección General de la Guardia Civil, Servicio de Policía Judicial, Servicios y Delincuencia, Departamento de Delincuencia (Madrid), informando de las gestiones practicadas, así como impresos sobre Antonio Anglés Martíns, con datos de identificación y fotografías del mismo, y fotocopia de la reseña decadactilar para la practica (de) las gestiones que estimen oportunas a través de Interpol…”

Si se envía la reseña decadactilar de Antonio Anglés a Interpol el 23/11/1995, ¿cómo es que Ángel Colodro Rubio afirma que el 05/04/1993, dos años y medio antes, se había recibido un informe de Interpol confirmando que había huellas de Antonio Anglés en el City of Plymouth? ¿Con qué comparó la Interpol las huellas supuestamente halladas en el barco?

Es asombroso el que la prensa no comente las declaraciones de los marineros del CoP hasta el 08/04/2001, ocho años después de los hechos. El segundo oficial, Kevin McBride, declaraba: “… No estoy seguro de cómo pudo escapar, aunque es posible que alguien le ayudara… Me tenía preocupado y no me gustaría que me hubieran dejado sólo con él…” Stephen Furness, el primer oficial, confiaba en su tripulación: “… Yo creo a mis hombres y no me gustaría pensar que alguno de ellos le ayudó a escapar…” El marinero Jo Fanneghen había descubierto al polizón, que llevaba cinco días oculto en un almacén de popa próximo a la sala de máquinas. Fue encerrado en un camarote, pero 43 horas después se fugaría justo cuando el buque entraba en el puerto de Dublín. Según Furness, “… Es bastante fácil echar al agua el Géminis (el bote salvavidas) y alguien con una inteligencia media puede comprender cómo hacerlo bastante rápido. En teoría, una persona entrenada tardaría tres minutos en echar al agua el Géminis. Sin entrenamiento, se tardaría entre cinco y diez minutos. Hay que soltar dos amarras y bajarlo soltando el freno… El polizón debía de saber algo de barcos, ya que tenía en marcha el motor fueraborda del Géminis y lo llevó hasta nosotros de forma profesional… Para alguien que sabe algo de barcos, lo que hizo es un suicidio y debió haber pensado que la caída le podía haber lanzado a los propulsores. Debió presionar el botón de desenganche rápido cuando estaba a 15 ó 20 pies del agua. Navegábamos a 14 nudos y las olas que se levantaban debían de ser bastante inquietantes. Además, la fuerza de propulsión afecta a esa parte. Me sorprende que estuviese tan poco lastimado cuando lo encontramos…”

Los supuestos conocimientos básicos del polizón se explican aduciendo que Carlos Joaquín Carvalho Gonçalves -con quién se dice contactó en Lisboa- había instruido a Anglés al respecto. El prófugo se lo pagaría más tarde robándole el pasaporte.

Pero nadie explica cómo es posible que Anglés se colara en el barco, ya que el protocolo de vigilancia incluía “… Una búsqueda minuciosa de polizones al salir de Lisboa… Me extraña mucho que no lo hayamos encontrado si se hallaba a bordo…” El contramaestre, Gwylim Jones, intenta explicar lo inexplicable y salvar la cara de la tripulación. “Mientras el barco está en puerto, siempre hay personas subiendo al buque y no se sabe si quien sube es un estibador o no… Sin embargo, antes de salir de puerto hay un registro del barco y confirmo que el barco lo tuvo. Todos los contenedores fueron registrados para ver si alguno estaba abierto…”

La tripulación del buque estuvo a punto de tomar las huellas del supuesto Anglés… pero no lo hicieron. Tampoco debía de haber ni una sola cámara fotográfica en todo el barco, porque no lo fotografiaron. Cuando llegó la policía, tampoco se hizo un retrato robot. No se hizo nada, pero 10 años después nos viene un periodista con que había un “télex secreto”.

Pero resulta que, en 1997, el propio diario “Las Provincias” había publicado otro artículo en el que informaba que, según un segundo informe de Interpol, “… Antonio Anglés, el principal acusado del triple crimen de Alcácer, no estuvo en el ‘City of Plymouth’, el barco que supuestamente le había llevado hasta las costas irlandesas…”

No sería hasta 2013 que el mismo medio enterraría definitivamente la leyenda del City of Plymouth, en una entrevista con Juan Miguel Pérez, capitán de la Brigada de Información de la Guardia Civil, “el hombre que derrumbó a Miguel Ricart”: “… El único vestigio de su paso por el ‘City of Plymouth’ es un fragmento palmario en su camarote. Esa palma podría ser igual tuya que mía… Ni una sola huella…”

Las huellas digitales que Colodro esgrimía como “prueba irrefutable” del paso de Anglés por el CoP se reducían a un fragmento palmar, es decir, parte de una huella de la palma de la mano, lo que no es sorprendente. Toda la huida de Antonio Anglés desde su imposible salto desde el 4º piso de la casa familiar en Catarroja es una fábula insostenible, y el epílogo no iba a serlo menos. La colosal mentira sobre el por aquellas fechas enemigo público número uno no resiste un mínimo análisis crítico. Pero ese análisis no se hizo.

Los medios lucharon hasta el final para mantener el mito. El lunes, 7 de abril de 1997, el diario Ya anunciaba que Antonio Anglés, tras refugiarse en la zona portuaria de Lisboa, había conseguido un pasaporte falso a nombre de Joao Pinto Barbosa, huyendo hasta Bogotá en un avión de la TAP, las líneas aéreas portuguesas. Al día siguiente publicaba una entrevista con un supuesto Antonio Anglés, que no se parecía en nada al verdadero, con el insólito beneplácito de Neusa “Es Antonio, mi hijo”. Enrique Anglés nos había dado la clave durante el juicio. Cuando el fiscal Beltrán le llamó la atención por negar en la vista oral algo que había afirmado en un programa de televisión, Enrique le contestó: “Pero estamos en un juicio, no en televisión”. En televisión, o en el Ya, se dice lo que te piden. Pero no se dice gratis.

Ya mantuvo la farsa hasta el 11 de abril, en donde se atrevió a publicar las huellas digitales de Anglés “obtenidas en el transcurso de la entrevista”. Finalmente, la revista Interviú descubrió el engaño y se derrumbó el castillo de naipes. El día 5 de junio de 1997, el diario El País informaba de la dimisión del director del diario Ya, José María de Juana, “… a causa de la supuesta manipulación informativa realizada por el editor del periódico, José Emilio Rodríguez Menéndez, quien en el mes de abril publicó y firmó una entrevista con el supuesto asesino de las niñas de Alcàsser, Antonio Anglés. La entrevista estaba ilustrada con fotografías del falso Anglés y del propio Rodríguez Menéndez…” El impostor era un argentino en paro -contratado para la ocasión- llamado Walter Fabián Medina.

Pero lo más jugoso de la noticia no era eso, sino otro dato que el artículo revelaba más adelante: “… José Emilio Rodríguez Menéndez se presentó en noviembre de 1996 como un simple fiduciario en la compra del periódico con 3.000 millones de pesetas a su disposición para reactivar el diario. Pero ni aclaró quiénes eran sus socios ni se han concretado sus inversiones…”

Así se escribe la historia. Si tuviera que apostar de dónde venían los 3.000 millones…

ya-tuve-un-mal-asunto-y-me-pase-01
ya-tuve-un-mal-asunto-y-me-pase-02
ya-es-mi-hijo-01

Cenefa Separadora

Las Provincias
01/06/1993
Las huellas dactilares en el barco y la lancha confirman que Anglés arribó a Irlanda

“… Huellas dactilares halladas por la policía en el barco y la lancha con la que intentó la huida han confirmado plenamente que el polizón que transportaban era Antonio Anglés, el presunto autor del triple crimen de las niñas de Alcàsser… un supermercado de un barrio del norte de la capital dublinesa… significando la empleada que Anglés sólo lanzaba expresiones a modo de gruñidos en voz baja, cuando ésta le preguntaba las clásicas cuestiones sobre el tiempo y demás, en un intento de averiguar si era extranjero. Anglés, en su visita al supermercado donde se limitó a hacer acopio de provisiones y pagar…

… Cuando Anglés huyó de Valencia, a través de Cuenca, acaba en la capital portuguesa, donde durante 18 días estuvo conviviendo con un homosexual, con el que traba amistad deambulando por la calle.

Rotas las relaciones, decide marcharse de Portugal… Entra en contacto y hace amistad en el mundillo nocturno lisboeta con dos marineros de la tripulación de un barco anclado en Lisboa, averiguando que parten hacia Liverpool, Inglaterra. Estos le facilitan las cosas y accede al barco, donde viaja como polizón dentro de un contenedor, siendo descubierto al sexto día. El capitán comunica la presencia del polizón, como es preceptivo, al próximo puerto donde tiene que atracar Dublín, de camino a Liverpool, y es encerrado en un camarote. Lo marineros que están en complicidad con él… fraguan que éste huya del mercante en una lancha de salvamento… se accidenta al tirarse a ella y tropezar con un cabo, causándose grave hematoma en el rostro… Un helicóptero de rescate francés le encuentra en el mar… Se le vuelve a encerrar en un camarote… Cuando el mercante atraca en el puerto de Dublín, sube la policía a bordo, con objeto de identificarle. Se dirigen al camarote del encierro y no está allí… Anglés, vistiendo un mono, es ayudado a bajar a tierra por sus cómplices…”

Las Provincias
06/02/1997
Anglés no escapó a Irlanda en un barco, según Interpol

“… Antonio Anglés, el principal acusado del triple crimen de Alcácer, no estuvo en el ‘City of Plymouth’, el barco que supuestamente le había llevado hasta las costas irlandesas. Así lo pone de manifiesto el segundo informe realizado por Interpol, y que consta en la causa. Este documento pulveriza la teoría de que Anglés murió de frío en el puerto de Irlanda, después de saltar al agua cuando pretendía escapar. Este dato fue facilitado por la presidenta de la asociación Clara Campoamor, que ejerce la acción popular en el caso Alcácer…”

Las Provincias
28/01/2013
El hombre que derrumbó a Ricart

“… Y Juan Miguel Pérez, capitán de la Brigada de Información de la Guardia Civil, no tardó en mirar directamente a los ojos del mal. Como experto antiterrorista, lo suyo en los 90 era perseguir a los entonces activos Grapo y a miembros de ETA. Pero a las pocas horas de aquella aciaga mañana del 27 de enero, todo guardia civil y policía nacional de la Comunitat Valenciana tenía un objetivo en mente: dar con un demonio. Antonio Anglés, el asesino de las niñas de Alcàsser, se convertía en el enemigo público número uno… Pero, si una pizca de fortuna acompañó a los agentes para arrestar a Ricart, con este ‘paseándose’ ante la casa de los Anglés y la Comandancia, la suerte les abandonó por completo en la caza del triple homicida. «Parecía como si Anglés hubiera hecho un pacto con el diablo…», sostiene Pérez.

-¿Cree que sigue vivo?

-Yo creo que sí lo está. No hay ninguna razón objetiva para pensar que esté muerto. El único vestigio de su paso por el ‘City of Plymouth’ (el barco a bordo del cual supuestamente escapó de Portugal a Irlanda) es un fragmento palmario en su camarote. Esa palma podría ser igual tuya que mía… Ni una sola huella. Y un tipo sano, que no se drogaba y atlético como él, que hoy tendría 46 años, no hay razón para pensar que esté muerto…”

Sumario 1/93
FOLIOS 1506 – 1508
DIRECCIÓN GENERAL DE LA POLICÍA

SERVICIO CENTRAL DE POLICÍA JUDICIAL -Grupo de Homicidios- Madrid, 7 de mayo de 1.993

Asunto: Dando cuenta gestiones sobre localización de Antonio ANGLÉS MARTÍNS.

En relación con las investigaciones que se llevan a cabo por este Servicio Central, con el fin de lograr la localización y detención de Antonio ANGLÉS MARTÍNS, se participa lo siguiente:

Sobre el día 15 de marzo de lo corrientes, se detectó la presencia de dicho individuo por la zona de la playa portuguesa de Caparica, próxima a la ciudad de Lisboa, por lo que inmediatamente se trasladan Inspectores del Grupo de Homicidios de este Servicio Central a Lisboa, con el fin de poder comprobar la veracidad de dichos extremos.

De las primeras gestiones que se realizan en la capital portuguesa, y de la entrevista mantenida con la persona que lo vio por esa zona a Antonio Anglés, se pudo determinar que el referido pudo llegar a Lisboa hacia primeros del mes de marzo, permaneciendo en la zona hasta el día 18 de ese mismo mes que embarca en un barco con destino a Dublín, pernoctando durante este tiempo en los contenedores de la zona portuaria de Lisboa.

Como se ha dicho, el 18-3-93 Antonio Anglés embarca como polizón en el barco de nacionalidad inglesa “City of Plymouth” escondiéndose entre los contenedores de carga, cuando este barco se encontraba fondeado en el puerto de la capital portuguesa.

El día 23-3-93, sobre las 3,10 horas de la madrugada, es descubierto en el interior del barco en una cabina, y a las 7,35 horas del mismo día consigue huir del barco en un bote neumático, siendo recogido y auxiliado por un helicóptero de la marina francesa, quiénes lo devuelven al mismo barco. Esto tiene lugar a unas 300 millas de la costa francesa, concretamente en el golfo de Gascogne y a la altura de la ciudad de Burdeos (Francia).

El día 24-3-93, el capitán del barco mencionado solicita ayuda a la policía de Dublín, para detener y hacerse cargo del referido polizón. Cuando dos policías entran en la cabina en que se encontraba retenido el polizón, descubren sobre las 23,00 horas del mismo día, que éste nuevamente ha huido de la cabina. Las últimas personas que ven a bordo del barco al polizón, lo hacen sobre las 18 horas de ese mismo día. Desde ese momento y hasta la fecha, no se tienen noticias del paradero de Antonio Anglés.

Al día siguiente de suceder estos hechos, es encontrado en el puerto de Dublín, un culote salvavidas) perteneciente al barco de referencia.

Antes de la última huida de Antonio Anglés, le es ocupada por el capitán del barco documentación portuguesa consistente en una Cédula marítima, un Billete de identidad y una Cédula personal, todas ellas a nombre de Carlos Joaquín CARVALHO GONZÁLEZ MARTÍNS, que corresponde a la persona con la cual contactó en Lisboa, y a la que posiblemente se la sustrajera, antes de abandonar dicho país.

Ante tales hechos, y con el fin de continuar la investigación para a localización y detención del referido Anglés, se considera de interés mantener una entrevista con el detenido Miguel RICART TÁRREGA, que se encuentra a disposición de dicho Juzgado, por lo que se recaba la correspondiente autorización. El mencionado está ingresado en el Centro Penitenciario de Herrera de la Mancha.

EL COMISARIO JEFE DE SECCIÓN
Fdo: Javier Fernández Muñoz

Vista oral del Sumario 1/93
36ª Sesión
Acta del día 9 de Julio de 1997

Ricardo Sánchez
Que participé en la búsqueda de Antonio Anglés en su estancia en Portugal y su huida en el barco a Irlanda.

Crónica El Mundo
Domingo 17 de febrero de 2002 – Número 331
PREPUBLICACIÓN | «ASÍ SON, ASÍ MATAN»

Anglés sigue vivo

… La Guardia Civil y Scotland Yard trabajan con la idea de que Anglés sigue vivo. El asesino de las niñas de Alcàsser se fue de Lisboa a bordo del barco City of Plymouth el 18 de marzo de 1993. La policía española prefirió pensar que se había ahogado, pero los testimonios de los marineros permiten deducir que sobornó a alguno de ellos llevaba casi dos millones de pesetas y saltó al mar antes de que el barco atracara en Dublín. Un flotador del City of Plymouth fue hallado junto al muelle de la capital irlandesa. Scotland Yard aportó una testigo hasta ahora inédita, la cajera de un supermercado de una de las zonas obreras de Dublín que reconoció la foto de Anglés y afirma haberle vendido varias latas de sardinas ese mismo día. Le preguntó si quería algo más y él le respondido con un gruñido en un idioma extraño. Las sardinas y los espárragos Gigante Verde son la dieta preferida de Anglés, un estricto vegetariano. La hipótesis de Scotland Yard y de la Guardia Civil fue que el 29 de marzo de 1993 Anglés tomó desde Dublín uno de los ferrys que salen hacia Liverpool. Otro testigo, hasta ahora secreto, reconoció la foto de Anglés como la del inmigrante del que se hizo amigo en Miami.La Guardia Civil le otorga credibilidad: Anglés le contó que había llegado desde Inglaterra y que no podía volver a España porque tenía «algo muy gordo». Desde entonces, agentes españoles lo han buscado en Suramérica y EEUU. Incluso se ha detenido a dos personas dos dobles suyos, un italiano y un portugués en una pizzería y un prostíbulo uruguayos…

El País
05/06/1997
El director del ‘Ya’ dimite por una falsa entrevista al prófugo Anglés
Rodríguez Menéndez pagó a un modelo, “según Interviú”

El director del diario Ya, José María de Juana, ha dimitido de su cargo a causa de la supuesta manipulación informativa realizada por el editor del periódico, José Emilio Rodríguez Menéndez, quien en el mes de abril publicó y firmó una entrevista con el supuesto asesino de las niñas de Alcàsser, Antonio Anglés. La entrevista estaba ilustrada con fotografías del falso Anglés y del propio Rodríguez Menéndez.

Según publica esta semana la revista Interviú, el supuesto Antonio Anglés entrevistado por Menéndez en Suramérica es en realidad un argentino en paro llamado Walter Fabián Medina, a quien el polémico editor y abogado conoció en Buenos Aires y al que pagó 6.000 pesetas por unas fotos. El semanario recoge incluso declaraciones del falso Anglés en las que asegura que Rodríguez Menéndez, con quien EL PAÍS no consiguió hablar ayer, le pagó por unas fotos para un casting (selección). Además de José María de Juana -a quien este periódico tampoco pudo localizar-, fuentes de la redacción del diario confirmaron la dimisión del redactor jefe de la sección de sucesos Andrés Manzano, que estaba ausente del diario.

El abogado Rodíguez Menéndez se hizo cargo del Ya a través de la empresa Voldina en noviembre de 1996, tras un cierre que había durado cinco meses. A su llegada, nombró director al periodista Antonio Álvarez Solís que renunció a los pocos días y fue sustituido por Abel Hernández. Éste abandonó el cargo en el mes de enero.

El Ya, como ha reconocido el propio editor, se debate en una crisis financiera importante. Hace apenas dos semanas, la Agencia Efe reclamó a la empresa editora 13 millones de pesetas por impago de servicios. Rodríguez Menéndez atribuyó la reclamación a una consigna de la secretaría de Estado de Comunicación que dirige Miguel Angel Rodríguez para cerrar el periódico, versión desmentida por la propia agencia.

José Emilio Rodríguez Menéndez se presentó en noviembre de 1996 como un simple fiduciario en la compra del periódico con 3.000 millones de pesetas a su disposición para reactivar el diario. Pero ni aclaró quiénes eran sus socios ni se han concretado sus inversiones.

Públicamente, el abogado Rodríguez Menéndez sólo manejó el nombre del promotor inmobiliario José Traver Aznar como el de un supuesto socio. Precisamente, según Interviú, el abogado contrató al falso Antonio Anglés en las oficinas bonaerenses de José Traver.

Cenefa Separadora

Fuentes:

  1. http://www.shipspotting.com/gallery/photo.php?lid=42204
  2. CasoAlcàsser. Sumario 1/93
  3. http://www.lasprovincias.es/v/20130128/comunitat/hombre-derrumbo-ricart-20130128.html
  4. http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/13/valencia/1352793210.html
  5. http://eldigitalcastillalamancha.es/articulo_opinion.asp?idarticulo=120757&idfirma=&lugar=&ant=
  6. http://www.elmundo.es/cronica/2002/331/1014021205.html
  7. Levante-EMV. 21/05/1997. Enrique cambia su testimonio porque “estamos en un juicio, no en televisión”.
  8. Diario Ya. Numeros del 7, 8 y 11 de abril de 1997.
  9. El director del ‘Ya’ dimite por una falsa entrevista al prófugo Anglés: http://elpais.com/diario/1997/06/05/sociedad/865461617_850215.html