Alcàsser. María Jesús Mediano, abuela de Miriam. Entrevista en la radio #1.

Un día nos enteramos que habían desaparecido tres niñas en la localidad valenciana de Alcàsser. Se llamaban Miriam, Toñi y Desirée, y podrían haber sido nuestras vecinas, nuestras hermanas, nuestras compañeras de colegio o nuestras hijas. Toda España las adoptó y toda España lloró su triste final. Del mismo modo, Dª María Jesús Mediano -la abuela de Miriam García Iborra- podría ser nuestra abuelita. Al escuchar el coloquio que mantuvo con Macarena Berlín, en el programa “Hablar por hablar”, de la Cadena Ser, me di cuenta una vez más de que detrás de los nombres y de los hechos hay personas y familias que sufren lo indecible. Dª María Mediano no es la única abuela que ha sufrido, como Dª Matilde Iborra, Dª Rosa Folch y Dª Luisa Rodríguez no eran las únicas madres, ni D. Fernando García, D. Vicente Hernández y D. Fernando Gómez los únicos padres. Detrás de cada caso hay un dolor multiplicado por cada familiar y por cada conocido de las múltiples víctimas que se acumulan día tras día y año tras año. A la impotencia que sienten ante la incapacidad de encontrar a las desaparecidas y hacer justicia a las fallecidas por parte de los organismos correspondientes, se une el sufrimiento ante la pérdida, un sufrimiento que nada ni nadie puede evitar.

La pobre Dª María ha sufrido la pérdida, en terribles circunstancias, de su primera nieta. Ha visto sufrir por ello a su marido, a su hijo Fernando y a toda la familia. Ha sido testigo de la persecución judicial de su hijo y, finalmente, ha perdido a su esposo con el que había estado toda la vida. Tantos años de sufrimiento dejan huella. La llamada de Dª María al programa se produjo a las cinco de la madrugada, porque tiene un trastorno de sueño y no logra dormirse hasta pasadas las seis. En sus propias palabras, “… Y así estoy. Un alma en pena, así que… esa es mi vida…”

Esperemos que esta entrevista con Dª María sirva para que quienes tienen en su mano evitar que esto siga sucediendo obren en consecuencia. No albergo muchas esperanzas. Más bien ninguna. Pero es el mejor deseo posible que ahora mismo se me ocurre para el Año Nuevo.

Desde aquí, los mejores deseos para todas aquellas familias que han padecido la pérdida de algún familiar. Ojalá encuentren consuelo. Algún día se hará justicia. Algún día se conseguirá que haya paz y que los justos estén al frente de las naciones. Entonces las niñas podrán salir a la calle sin que los padres se queden en casa con el alma en vilo y los ciudadanos podrán confiar en que sus gobernantes velan por ellos.

CADENA SER. HABLAR POR HABLAR
PRESENTADORA: MACARENA BERLÍN
MADRID. 03/01/2017 | 05:01 h. CET
TRANSCRIPCION DE LA LLAMADA DE Dª MARÍA JESÚS MEDIANO
PRIMERA PARTE

Macarena Berlín: Desde Valencia, María Jesús, buenas noches.

María Jesús Mediano: Buenas noches. Buenas noches. Pues… quería hablar sobre el tema de… de las niñas de Alcàsser. De Miriam, que era mi nieta. Que hace veinticuatro años, el día trece de noviembre hizo veinticuatro años que murió, que la mataron…

M.B.: María Jesús, perdone ¿habla usted de Miriam, Toñi y Desirée?

M.J.M.: Sí…

M.B.: ¿Del conocido como crimen… crimen de Alcácer?

M.J.M.: Sí, sí.

M.B.: Miriam era su nieta.

M.J.M.: Miriam… Miriam era mi nieta, y Fernando García era mi hijo el mayor, el que siempre estaba en la televisión y ha estado luchando toda la vida para saber quién mató a su hija, pero hasta ahora… hasta el día de hoy no saben nada, todo… todo lo que han dicho es odio y mentiras, todo. Los criminales están en la calle, y ésa era mi primera nieta. Tengo seis hijos, quince nietos y siete bisnietos. Pero a nosotros nos destruyó, medio corazón se me fue con ella y otro medio se me ha ido con mi marido, que se me ha muerto hace poco.

M.B.: María Jesús, perdóneme…

M.J.M: Y quiero decir…

M.B.: … Pero me… me he quedado muy impresionada al decirlo, porque es cierto que todos tenemos en la mente…

M.J.M: No se olvida, no se olvida.

M.B.: … No se olvida este caso, este caso conmocionó a España entera… durante muchos años además…

M.J.M.: A España entera… y sigue ¿eh?

M.B.: Y sigue.

M.J.M.: Y sigue… Saliendo en el Twitter y en… y en tantos… en todos sitios sale, siempre, usted coge el… el Twitter y… y… y hasta… hasta esta fecha están recordándolas… Y nosotros, pues fíjese, toda la familia. La primera nieta. Nacía el mismo día que yo, y a la misma hora casi. Y mi primera nieta. Todos solteros. Y ella era la… la primera nieta, estábamos todos con ella. Era una niña buenísima. Era una… una fuera de serie de… de buena y de guapa y de todo. Y las niñas eran guapísimas las tres. Eran muy buenas chicas las tres, las pobrecitas mías…

M.B.: María Jesús, ha pasado…

M.J.M.: Y hasta el día de hoy no sabemos nada…

M.B.: … Han pasado muchos años, pero siguen sin saber nada, como dice usted.

M.J.M: Sí. Medio corazón se me fue con ella y el otro medio se me ha ido con mi marido [sollozo], que también se me ha muerto hace poco.

M.B.: Lo siento, María Jesús. María Jesús, su hijo Fernando lo hemos visto, lo hemos conocido, claro, a través de los medios de comunicación…

M.J.M.: Mi hijo parece un fantasma. Mi hijo parece un viejo. Un viejo parece de… de los años que se le han echado encima… y tiene a su hija en… en la mente constantemente. Él rehizo su vida, se casó con una chica que es buenísima…

M.B.: Ajá.

M.J.M.: Y tiene una niña que tiene catorce años ya, y le ha quitado mucho de la cabeza, pero su niña… la… la… eso no se le quita ya de la cabeza nunca, nunca.

M.B.: María Jesús, es que se volcó totalmente, Fernando.

M.J.M.: ¡Uy!, Fernando. Ya le he dicho a usted que parece… esta semana pasada ha estado aquí, para felicitarme. Y… y su hija siempre la tiene presente siempre, todos, toda la familia. Y cuando llegan estos días, más todavía. Porque nos reunimos toda la familia, siempre… toda la familia, y ella era, como es la mayor, pues toda la familia. Andaba con sus tíos, con… con su padre, con… Ella, una belleza, una niña preciosa. Y buenísima. Así que ésa… ésa es la pena que tenemos todos, estamos toda la familia destrozada…

M. B.: Claro y además…

M.J.M.: … Me…media vida con ella… y la otra media [solloza] se me ha ido con mi marido.

M.B.: Es que además, claro, coinciden las fechas, ¿verdad, María Jesús? Porque las niñas desaparecieron en noviembre y aparecieron precisamente en el mes de enero.

M.J.M.: Sí, el día 23. Aparecían cuando mi hijo estaba en Londres, lo hicieron todo muy bien hecho. A los de la UCO, que mandaron aquí buscando a las niñas, ese mismo día les dieron… los… los cambiaron a Madrid, y vinieron otros que no… no sabían nada del caso. Lo hicieron todo estupendamente, cuando mi hijo no estaba, y los de la UCO que son los que estaban pendientes del caso, los trasladaron a Madrid ese mismo día. Y ese mismo día aparecieron las niñas… muertas. ¿Sabe usted?

M.B.: María Jesús, cuando dice que lo hicieron muy bien…

M.J.M.: Sí.

M.B.: … ¿A quién se refiere?

M.J.M.: Pues a las… a las autoridades. ¿A quién va a ser? A los que verdaderamente sabían quién eran… Porque la Guardia Civil, desde luego, se portaron… muchos se portaron muy bien con nosotros… muchos, muchos. Rodaron con mi hijo por los montes, por todos los sitios, por todos los sitios. Pero hay algunos que no se portaron muy bien. Y nos han hecho creer una cosa que no es. Una cosa que no es. Y todo el mundo lo sabe que no es.

M.B.: Que no son los…

M.J.M.: En las autopsias… en las autopsias y en todas las cosas se han equivocado, pero que lo han hecho fatal todo, todo. Frontela fue el que sacó las cosas… en claro y no lo dejaban hacer las autopsias ni nada. A él. Los forenses de aquí no lo dejaron entrar. Decían que estaba haciendo las… las autopsias muy minu… muy minuciosamente y que eso… y que eso no era lo acordado, decían los forenses, de aquí. Y él es el que… el que ha sacado muchas cosas. Sacó ocho pelos del pubis, en el pubis de las niñas, de ocho personas distintas… Y eso, pues, no… no lo han enviado a analizar ni nada. Y sin embargo ni de Ricart ni de Anglés… había nada. Esos fueron los peones, los peones…

M.B.: María Jesús, ¿cree usted que… que ellos fueron cabeza de turco, que pagaron por algo que no habían hecho?

M.J.M.: Exactamente. Ellos han hecho… han trabajado ahí, pero no fueron los que mataron a las niñas.

M.B.: ¿Su hijo cree esto mismo? ¿Fernando tiene esta teoría… como usted?

M.J.M.: Claro, por eso se ha movido tanto, porque sabía que eso no era… no era como decían ellos. Con el juicio y con todo. Y lo único que le ha acarreado fue… sentarlo en el banquillo de los… de los acusados… Sentarlo, y lo han sentenciado como si fuera un criminal, como si él fuera el que había matado a la hija… Y las multas que le han echado no… no… porque decía que… que no estaba conforme con lo que estaban diciendo. Le faltaba una mano, le faltaban todos los dientes, estaba destrozadita. Y eso no lo hace un delincuente habitual como eran estos. ¿Sabe usted, lo que le digo?

M.B.: Sí.

M.J.M.: Y Frontela lo ha visto, muchas cosas y lo ha dicho claramente. Él ha dicho claramente. Y lo sigue diciendo.

M.B.: María Jesús, su hijo incluso fue… fue condenado.

M.J.M.: Sí, sí. Sí, sí. Porque le dijo al fiscal que no estaba haciendo las cosas bien y que ya era muy mayor y que no… no hacía las cosas… no estaba haciendo las cosas bien. Y eso fue una ofensa para él… cuando… y que la familia ni le hablaba ni los… los amigos cuando lo veían venir pues dice, van por otra acera. Dice: “Usted me ha hecho a mí la vida imposible y yo a usted se la voy a hacer también”. Así que le han inflado de multas de… y lo metían… querían meterlo en la cárcel, pero como saben que España se… se hubiera… se hubiera volcado, porque estaba todo el mundo con él…

M.B.: Sí, sí.

M.J.M.: Pues no se atrevieron a eso. Nada más que a… a perjudicarlo en echarle multas y… y está trabajando para ellos, está trabajando para pagar multas. Y la indemnización que dieron a las familias, a mi hijo no se la han dado. Se la han dado a las familias, a los otros dos padres, pero a mi hijo no… ¿Usted cree que… que hay derecho a eso? A pagar multas… a pagar multas sí, por… por… por hablar… por decirle a los… a los forenses que no habían hecho las cosas bien y que… y que… en fin, eso. Son los que las cosas no las habían hecho bien y eso era una ofensa para ellos…

M.B.: Es tan duro hablar de este tema, María Jesús, porque es verdad que… que todos lo tenemos, como decía usted, en la cabeza y… y que además, claro, hablar de unas niñas tan pequeñas… de… es… ¡uf! horroroso.

M.J.M.: Horroroso, horroroso… No sabe usted lo que hemos pasado… lo que estamos… hemos pasado y lo que estamos pasando. Y eso es la… Miriam… todos los días, todos los días la… la nombramos. Y… y ya no… cuando… ya no nos juntamos como nos juntábamos antes todos, toda la familia. Ya… ya desde entonces ya no… ya… ya no nos juntamos, porque tenemos recuerdos de ella. Y… y tengo vídeos, y tengo cosas con… de ese… de… de esa última… de esas últimas navidades que estuvo con nosotros. Bailando con su padre, con sus tíos, con sus primos. Y… y tengo todo el vídeo, que parece que Dios me estaba diciendo “grábala, que no la ves más”. Parece que… yo… yo estaba grabándola y parece que Dios me estaba diciendo “grábala, grábala, que ya no la ves más”. Porque al poco tiempo […] en unos cuantos días me la mataron. Desapareció [solloza], que era una preciosidad, y ya no la vimos más… ya no la vimos más. Y su madre se murió de pena, su madre se murió de pena con cuarenta y cinco años… con una tristeza que… que no podía con ella, y se murió.

M.B.: Se murió con cuarenta y cinco años.

M.J.M.: Cuarenta y cinco años.

M.B.: Tiempo después del… del asesinato de Miriam.

M.J.M.: Sí, sí. Y ella muchas… algunas veces venía por… a casa, y contábamos cosas, y eso. Y ella se reía, porque era una mujer muy alegre, y… y tenía esa risa, esa risa escandalosa. Y algunas veces se reía y después empezaba a llorar. Decía “Yo no tengo derecho a reírme, ¿cómo me río yo, cómo me río yo?…”

M.B.: ¡Pobre!

M.J.M.: Y eso. Y después he perdido a mi marido… que hemos estado… yo tenía doce años y él dieciséis. Y toda la vida juntos. Toda la vida juntos. Y ha muerto de Alzheimer. Menos mal que ha sido poco tiempo, porque fue horroroso…

M.B.: Sí…

M.J.M.: … Fue perdiendo la memoria. No nos conocía a nadie. Y… y ha sido un trauma para nosotros también. Tenemos lo de la niña y lo del padre. Y siempre estaba con nosotros. Un hombre muy inteligente y muy simpático, porque nosotros somos sevillanos.

M.B.: Sí.

M.J.M.: Nosotros somos de Sevilla. Y vivo en Valencia hace sesenta y cinco años…

M.B.: Ajá.

M.J.M.: … Todavía aquí en Valencia. Nos vinimos nosotros, dos chiquillos, aquí a Valencia, y aquí he tenido todos mis hijos. Menos a Fernando y a… dos que me traje pequeñitos, pequeñitos de Sevilla.

M.B.: … Que nacieron en Sevilla.

M.J.M.: Sí, dos. Los demás, todos aquí. Y esa es la pena que tenemos todos. Todos. Y mi marido, pues fíjese, la compañía que me hacía…

M.B.: Claro.

M.J.M.: Desde los dieciséis años que… que lo conocí, y yo doce. Dos chiquillos. Nos vimos en la Semana Santa… Nos conocimos en la Semana Santa de Sevilla, viendo la Esperanza de Triana que […] recorrida ya era madrugada, y nos vimos, y ya desde ese día ya no nos hemos separado.

M.B.: Ajá.

M.J.M.: Mi familia no quería que tuviera novio, porque era muy joven y eso, pero nosotros nos veíamos aunque no quisiera la familia, nosotros nos veíamos. Y hasta los ochenta y cuatro años que ha muerto. De Alzheimer…. De Alzheimer [solloza], que no se acordaba de nada…

M.B.: Claro.

M.J.M.: Un hombre tan inteligente y tan válido. Era… ha sido campeón de ajedrez de Madrid, de Barcelona, de Sevilla, de aquí de Valencia. Era un hombre inteligentísimo. Y lo tenemos todo en la memoria. Las niñas y mi marido.

M.B.: Claro, claro.

M.J.M.: Diciendo que… de aquí no salgo. Desde que ha muerto, que ahora va a hacer dos años, ahora para… para febrero. Y se me ha ido la vida, se me ha ido la vida.

M.B.: Claro, porque también se… se ha quedado sola, María Jesús.

M.J.M.: Sí, porque yo mis hijos vienen y mamá y aquí y no me dejan, ellos no me dejan, pero yo estoy cuanto más… cuanto más gente tengo a mi… a mi alrededor, más… más… me encuentro sola. Llena de gente, y me encuentro sola.

M.B.: Claro.

M.J.M.: Porque es que siempre lo tenía detrás mía, siempre juntos. Desde que […]

M.B.: Claro. Y, seguramente, María Jesús, ha sido también su gran apoyo ¿no? Después de… de este mazazo que les dio la vida con lo de Miriam.

M.J.M.: Él me dio la vida. Él me dio la vida.

M.B.: Claro.

M.J.M.: Él no me dejaba pensar. “No pienses, María, no pienses. ¿Tú te crees que yo no siento igual que tú? ¿Igual que tus hijos y todo? Pero no te pongas así, mujer. Come”. Y me quedé que… que pesaba menos de… de cincuenta kilos. Y él siempre estaba detrás mía quitándome todas las penas. Siempre. Y empezó con el Alzheimer a perder la memoria. Y en nada de tiempo se me ha ido. [Solloza]. En nada de tiempo. Se puso agresivo, se puso que no conocía a nadie. Venían los hijos a verlo y me decía “¿Éste quién es?”

M.B.: Ya.

M.J.M.: “¿Éste quién es?” Los hijos venga a llorar.

M.B.: Es que el Alzheimer es muy… una enfermedad muy dura.

M.J.M.: Muy cruel.

M.B.: Muy cruel, sí.

M.J.M.: Una enfermedad muy cruel. Y eso es lo que me pasa que… cuando termino de comer allá a las tres, que ya se va mi hija, que mi hija come allí conmigo para que no esté sola. Y… y ya se va ella a su casa, porque está todo el día conmigo. Toda la mañana conmigo. Y después yo friego y eso… y ya dejo la cocina limpia, me voy arriba y ya de ahí no me saca nadie hasta por la mañana. Y a la calle no salgo para nada. Para nada. No tengo… no tengo ganas de nada. Y mis hijos… y mis hijos me… van… el domingo es que vienen a comer y vienen por mí, y que me sacan, y… pero no, no, no. Yo no. No sentí […] la cabeza para nada. […] Tengo toda la casa llena de fotos de ella. Toda la casa, llena de fotos de ella…

M.B.: De Miriam.

M.J.M.: De Miriam. Y de mi marido. Tengo todo. Mi dormitorio lo tengo que… todo lleno de fotos de los dos. Y esa niña. Esa niña. Triste. Ni duermo. Sólo… Todas las noches los escucho a ustedes. Todas las noches.

M.B.: Sí.

M.J.M.: Y ya, cuando terminan ustedes de eso, pues, allá a las seis de la mañana cuando termina todo y eso y empieza “El larguero” otra vez, es cuando me… me duermo. Es cuando me duermo unas… unas horas.

M.B.: Un ratito por la mañana.

M.J.M.: Un ratito. Y así estoy. Un alma en pena, así que… esa es mi vida.

M.B.: Es que esto es muy difícil de superar… Claro, es como lo que decía de su hijo Fernando, claro, que…

M.J.M.: Mi hijo cuando lo veo me da una lástima, me da una pena de verlo…

M.B.: Claro.

M.J.M.: Porque es que le han echado veinte años encima…

M.B.: Claro…

M.J.M.: Veinte años encima. Y siempre… esta semana han venido a… ella ha venido… o sea…

M.B.: Sí.

M.J.M.: La semana anterior vino con la mujer y con la hi… niña, ella… que es preciosa también y está hecha una mujercita…

M.B.: Claro.

M.J.M.: Y… y bueno… mamá, me voy… a ver a mi hijo. Y tardaba en… en abrir la puerta y todo y tardaba en… en cerrar. Y yo digo “Pero este chiquillo no ha cerrado la puerta”.

M.B.: Ajá.

M.J.M.: Y bajé… bajé despacito. Y me lo encuentro, porque yo en la entrada tengo todas las fotos de mi nieta también…

M.B.: Sí.

M.J.M.: Todas las fotos… llenas de fotografías de mi nieta. Y lo veo con las fotos en la mano. Y la mujer que estaba… tenía el… el coche en marcha le dice “Fernando, pero qué…” Él dice: “Mira, mira, mira mi niña, mira mi niña que guapa era. Mira mi niña.” “Fernando, hijo, siempre estás con lo mismo, ¿qué vas… que vas a hacer? Vamos, vamos Fernando. Va, deja la foto ya. Va, vámonos, vámonos.” Y siempre está así…

(Continuará en el siguiente post)


La web del programa anunció el audio de la entrevista con el siguiente texto:

María Jesús es la abuela de Miriam, una de las tres chicas víctimas del crimen de Alcàsser. Durante su intervención, María José ha recordado que el juez condenó a su hijo, el padre de Miriam, a pagar una indemnización de 270.000 euros y una multa de 14.760 euros por un delito continuado de injurias graves con publicidad por las declaraciones que realizó en el programa televisivo ‘El juicio de Alcàsser’, emitido en Canal 9… Unas cantidades que aún sigue pagando.

Sólo hay un comentario de un lector, que además ha sido borrado.

El audio que figura vinculado a este enlace de la Cadena Ser tiene una duración de 19’19’’. Pero la entrevista completa duraba 32’55”. Después de transcribir la entrevista, analizaremos qué es lo que se ha suprimido, lo que quizás nos permita entender el porqué.


Fuentes:

  1. http://cadenaser.com/programa/2017/01/03/hablar_por_hablar/1483411389_833406.html
  2. https://www.youtube.com/watch?v=01zBM6JbVdg&t=5s
  3. María Jesús Mediano, abuela de Miriam. Entrevista en la radio #2: https://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2017/01/maria-jesus-mediano-abuela-de-miriam_16.html